Translate

sábado, 14 de enero de 2012

Propósito de Año Nuevo: aprender a montar en bici.





Si señores. Como nunca veraneé ni en Nerja ni en ninguna urbanización, jamás aprendí a ir en bicicleta.
Pero a mi edad ya me da igual que se me vean los pololos.
Me he apuntado a los talleres que el BACC imparte para descontemporizados como yo.
Pronto podré hacerme con un monociclo o lo que sea.
Les mantendré informados de mis heridas y mis progresos.
¿A alguien se le ocurre una novela para darme ánimos?



11 comentarios:

Noemí Risco Mateo dijo...

Hola,
Al decir "libro" y "bicicleta", automáticamente me ha venido a la cabeza "Las bicicletas son para el verano" de Fernando Fernán Gómez.
Suerte con tu nuevo propósito, seguro que aprendes rápido :)
Saludos,
Noemí.

Luciana dijo...

Pero qué barbaridad!
En un reto similar, he dicho que me compraré una bici para ir a trabajar (son sólo 10 cuadras).
Que tengás suerte con tus clases.

Toronto dijo...

¡Ánimo! ¡Usted puede!
Si le cayera mejor el mamarracho de David Byrne... le recomendaría sus Diarios de bicicleta! Siempre va en bici por Nueva York y cuando sale de gira por el mundo, se lleva una plegable y así es como hace turismo por las ciudades que visita. La verdad es que el libro está muy bien.

Oscar dijo...

Un amigo ciclista me recomendó encarecidamente esta

http://www.alfaguara.com/es/libro/una-historia-en-bicicleta/

Pero teniendo en cuenta que este amigo y yo no solemos coincidir en gustos de lectura, que no la he leído y que la recomienda Stephen King, que quede claro que NO me atrevo a recomendarla.

:-)

Ánimo, la bicicleta es superdivertida en cualquiera de su variedades

Samedimanche dijo...

Gracias a todos por los ánimos y los consejos literarios. Lo que no sabéis la mayoría es lo empinado que es mi barrio...ni Indurain podría con él.
Luciana, ánimo con tus 1o cuadras ¿son del tamaño de las neoyorquinas o más pequeñas?
Toronto, puede más mi confianza en usted que la desconfianza en Byrne.
Oscar, las primeras páginas del libro no están mal, pero comparar a su protagonista con Huck o con Cauldfield...Stephen King está ya muy p'allá.

Elena Rius dijo...

¡Ánimo, Samedimanche! Puede que cueste un poco al principio, pero una vez domines el arte de ir en bici, recuerda que es de esas cosa que ya no se olvidan, como el nadar. Y te sentirás como una reina cuando bajes una pendiente con el aire silbándote en los oídos (eso sí, ten cuidado con no embalarte demasiado).
Se me ocurre recomendarte "Alpe d'Huez" (que no he leído, de modo que es una recomendación sólo por el título), pero me temo que eso ya es para cicclistas avezados.

Nit dijo...

XD vaya! A veces cosas que aprendemos de pequeños se nos olvida que las "aprendemos" y nos parece obvio que las sabemos desde siempre... aunque es un fantástico reto! Yo soy miedosa con la bici (debido a que algunas de las barbaridades que hice de pequeña con ella tuvieron consecuencias, hahahs) pero me dan ganas de comprarme una solo para superarlo!!
Ánimo!

Samedimanche dijo...

Gracias, chicas! Ya escribiré desde traumatología...

littleEmily dijo...

Ese es uno de mis propósitos para este año! Lo que pasa es que me da miedito (el coche ya ni te cuento). Esperaré tus progresos antes de los míos :)

Cristina dijo...

¡Ánimo!

Yo saber, sé. Otra cosa es que haga siglos que no me monto en una bici y eso que la mayoría de los veranos desde que aprendí a los 5-6 años hasta los 18 los pasé casi todos ellos enteros sobre dos ruedas...

Ahora bien, a patinar nunca conseguí aprender...

Samedimanche dijo...

Cristina, yo tampoco se patinar, ni nadar...siempre fui una persona indoor, toooodo el día leyendo. ;D