Translate

viernes, 24 de diciembre de 2010

¡¡Felices Fiestas!!


Z de Zenda.

Me gustan las aventuras de capa y espada. Y gran parte de la culpa la tienen las películas del sábado por la tarde, de guerra, del oeste o de aventuras. Errol Flynn, los Douglas Fairbanks, Burt Lancaster, Stewart Granger...castillos, barcos y ciudades misteriosas calaron hondo en mi imaginario particular.
Así que la Z es para Zenda, castillo en el que el  malvado aspirante al trono encerraba a su hermano, monarca del reino imaginario de Ruritania.





En 1937, el príncipe ( y el lejano primo-gemelo que lo sustituye ) fue Ronald Colman, en 1952 lo fue Stewart Granger y ambos me gustaron.





Posteriormente leí la novela que Sir Anthony Hope Hawkins publicó en 1894...pero ya estaba teñida definitivamente en Technicolor

martes, 21 de diciembre de 2010

X-mas Reading List

"


Mañana entrego los últimos trabajos del trimestre universitario y esta semana sólo trabajo el viernes ( si, tengo unos horarios muy particulares...como Papá Noel), así que ya estoy pensando en todo lo que voy a leer estos días.
A Papá Puerco de Terry Pratchett ya recurrí a lo largo de la semana pasada porque necesitaba animarme. Y me animó. ¡Vaya si me animó! Aún habrá quien se pregunte qué le pasaba a aquella señora en el metro que se reía tanto frente a un libro. Para muestra, un botón:

" -¿Queréis callaros?- ordenó-. ¡Es la Vigilia de los Puercos! No es una época para meterse en discusiones estúpidas, ¿de acuerdo?
- Oh, sí que lo es -dijo el Catedrático de Estudios Indefinidos en tono lúgubre-. Es exactamente una época de discusiones estúpidas. En nuestra familia teníamos suerte de llegar al final de la cena sin una repetición de "Qué lástima que Henry No Se Asociara Con Nuestro Ron". O de " Por qué Nadie Ha EnseñadoA Esos Niños A Usar Un Cuchillo". Ese era otro clásico.
- Oh, las pataletas -dijo Ponder Stibbons.
- Y las pataletas - dijo el Catedrático de Estudios Indefinidos-. No era una Vigilia de los Puercos de verdad si todo el mundo no tenía la vista clavada en paredes distintas.
- Los juegos eran lo peor -dijo Ponder.
- ¿Peor que los niños pegándose entre ellos con sus jugetes, tú crees? No había una Vigilia de los Puercos como es debido sin ruedas y trozos de muñecas rotas por todas partes y sin todo el mundo lloriqueando. Incluyendo asalto y lesiones.
- Teníamos un juego que se llamaba Caza la Zapatilla -dijo Ponder-. Alguien escondía una zapatilla. Luego teníamos que encontrarla. Y después teníamos una pelea.
- No es mala del todo -dijo el conferenciante de Runas Recientes-, o sea, no es una Vigilia de los Puercos mala del todo a menos que todo el mundo lleve puesto un gorro de papel. Siempre hay ese momento, ¿verdad?, en que la horrible tía abuela de alguien se pone un gorro de papel y sonríe a todo el mundo porque está siendo muy bohemia."*




Ahora mismo, estoy volcada en Dickens y sus cuentos de fantasmas, casi todos aparecidos por primera vez en alguna edición navideña de All the Year Around y tan escalofriantes como encantadores.
A Dylan Thomas  y a los preciosos dibujos de Pep Montserrat me los reservo para la tarde del día de Navidad, debajo de la mantita. Qué ganas tengo...
Y Vidas y aventuras de Santa Claus irá avanzando a ratitos robados a las celebraciones.
¡Qué plan tan bueno!



  • Frank L. Baum, Vida y aventuras de Santa Claus; Valdemar, Madrid, 1999. Trad. de Santiago garcía.
  • Charles Dickens, Para leer al anochecer. Historias de fantasmas; Impedimenta, Madrid, 2009. Trad. de Marian Womack y Enrique Gil-Delgado.
  • Terry Pratchett, Papá Puerco; DeBols!llo, Barcelona, 2008. Trad. de Javier Calvo.
  • Dylan Thomas, La Navidad para un niño en Gales; Nórdica libros, Madrid, 2010. Trad. de Mª José Chuliá.
* Papá Puerco, 241.

lunes, 20 de diciembre de 2010

W: Winter. De Winter.





Max de Winter parecía perfecto.
De entrada, tenía la percha de Lawrence Olivier. Era viudo, rico, encantador y se enamora se una sosa de manual.
La que haya leído algo ya hubiera intuido que escondía algo.
La loca no estaba en el desván: la loca estaba muerta... muerta y omnipresente.





pero, aún con eso, yo me hubiese convertido encantada en la segunda ( o en la tercera, si me apuran ) señora De Winter.
De entrada hubiese reconstruido Manderley. Y después, siguiendo los impagables consejos de Alejandro Jodorowski, hubiese miccionado sobre la tumba de Rebecca. Y sobre la de la señora Danvers.




domingo, 19 de diciembre de 2010

V de Verne.


Cuando enfermaba de pequeña, sabía que a la tos la acompañaría, muy probablemente,  un libro de Julio Verne.



Mis padres, desorientados por el gusto por la lectura que desarrollaba su primogénita, encontraron un filón. Sus historias me mantenían hechizada durante horas, no parecía haber nada pernicioso en ellas y podían comprarlas en la librería de la calle.



Así me tiré cinco semanas en globo y me sumergí 20.000 leguas, viajé al centro de la tierra y a la isla misteriosa y al faro del fin del mundo con los hijos del capitán Grant. Fui de la tierra a la luna y di la vuelta al mundo en 80 días.



En nuestras aventuras descubrimos el helicóptero, internet, los trasatlánticos, el submarino, el ascensor y lo malas que eran las tribus tártaras.
Decididamente, ofrecían mucho por muy poco.
Una V muy merecida.


sábado, 18 de diciembre de 2010

Monstruos de la Universal: una U bien grande.



Los quiero a todos...
La criatura de la laguna negra, el hombre invisible, Míster Hyde, el hombre-lobo, la momia, el monstruo de Frankenstein y su novia, Drácula... O, lo que es lo mismo, Lon Chaney, Boris Kaloff, Bela Lugosi...
Forman parte de mi educación sentimental.
Monstruos en blanco y negro que dan mucha pena la mayor parte del tiempo... Y casi siempre  por amor.
Grandes actores reducidos a especialistas "de género".
Reivindico desde aquí la capacidad de hacer humana la máscara, de empatizar con el monstruo, de darle a lo extraño una oportunidad.
Gracias, Carl Laemmle.




Toda la información seria está en la Wikipedia, claro, pero yo tengo debilidad por  Universal Monster Army.





viernes, 17 de diciembre de 2010

T de Trotwood, el nombre que no tuvo David Copperfield.

Siguiendo la racha de maravillosos secundarios de David Copperfield, la T es para la entrañable amazona Betsey Trootwood.


'I make myself known to my aunt'
Ilustración de Hablot Knight Browne




Tía abuela de David por parte de padre, odia tanto a los hombres como a los niños ( ¡como a los burros que le pisan el césped del jardín!) desde que un antiguo marido le diese muy mala vida hasta abandonarla. Ya en el primer capítulo de la novela se pone un poco excéntrica con la parturienta madre de David cuando se enfada porque el bebé no es una niña y no va a llamarse Trotwood (¿Hubiese triunfado Trotwood Copperfield? Ummm...¿porqué no?).




Pero, por muy enfadada que se marche, suerte tiene David de tenerla cuando se escapa de Blackheath: ella le acoge, le ofrece cariño, educación...una vida.
Recomiendo encarecidamente la lectura de David Copperfield pero los que tengáis menos tiempo también podéis disfrutar de unas cuantas adaptaciones cinematográficas y televisivas de alto nivel.

1911,David Copperfield ; Betsey es Viola Alberti.
1999, David Copperfield con la gran Maggie Smith.

Yo, claro, me quedo con Maggie Smith haciendo de tía de Daniel Radcliffe.



Y, para próximas visitas a Londres, no perderse el magnífico The Betsey.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Paréntesis de Adviento: ¿ Habéis visto el Google de hoy?



Si Jane Austen hubiese sido sorprendentemente longeva, hoy cumpliría 235 años.

S de Sargasso Sea



Sin apenas corrientes, con largos periodos de calma total y un infinito tapiz de aguas flotantes, pocos lugares inspiran tanto temor a los marineros como el Mar de los Sargazos.
Situado en la parte noroccidental del océano Atlántico, gira en torno de las Islas Bermudas y abarca parte del temible Triángulo.
Misterioso y literario, la S es para el Mar de los Sargazos.




Wide Sargasso Sea. Producción de la BBC, 2006.


Nacida Ellen Gwendolen Rees Williams, Jean Rhys fue una escritora caribeña, de familia escocesa, pero nacida en la por entonces colonia británica de Dominica. Publicó algunos libros en los años ’20 y ’30, pero su consagración como figura de la literatura británica no  llegaría hasta 1966 con la publicación de Ancho mar de los Sargazos.
Escrito como una suerte de precuela de Jane Eyre, creo sinceramente que es el único spin-off literario que conozco con méritos propios y peso literario.Gran parte del mérito es sin duda, de la biografía de la propia autora, que nunca fue aceptada como criolla ni como europea, que padeció un severo alcoholismo durante la mayor parte de su vida, por sus continuos viajes, etc.
La historia de Ancho mar de los Sargazos es la de Antoinette Cosway, una decadente heredera antillana que acabaría convirtiéndose en la primera esposa del señor Rochester, sufriendo las consecuencias de su herencia genética y del desplazamiento a tierras inglesas hasta convertirse en la loca del desván que  Jane Eyre  descubre.
No remoloneéis más, que podéis comprarlo en castellano en ediciones de Anagrama, Cátedra y Lumen.
Adentraros estas Navidades en las peripecias descerebradamente juveniles de un Rochester por madurar ( y amargar ) y de una criolla un tanto desequilibrada que desarrolla el gusto por los incendios y los mordiscos entre las paredes fría y húmedas de Thornfield.
Todo muy alegre.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Rosebud...






Rosebud, una de las palabras más enigmáticas de la historia  del cine. 
Rosebud, ese trineo por el que suspira Kane , la niñez perdida, la felicidad inalcanzable, lo sencillo, lo puro… ese pasado que Kane no pudo vivir, la falta de cariño por parte de sus padres, la posibilidad de recibir una buena educación familiar...
En definitiva,  todo aquello que hace que una vida  sea feliz. de verdad: “Si no hubiera sido tan rico, hubiera llegado a ser un buen hombre”.

Claro que, por lo visto, Rosebud también era el apelativo cariñoso con el que W.R. Hearst ( personaje en que se inspira Kane ) se refería a las partes íntimas de su santa esposa...

Con más o menos mística y psicalipsis, la R es para Rosebud.




martes, 14 de diciembre de 2010

P de Poe y P de Pratchett

La O se parece ( sobre todo ahora que ya no se acentúa entre números ) sospechosamente a un cero. Y en eso la vamos a dejar este año.
Pasemos a la P de dos autores absolutamente antitéticos: E. A. Poe y Terry Pratchett. Tan tristón el uno y tan cachondo el otro...



Ya sabéis cómo me gusta Poe. Sus frases rimbombantes de mal traducir y sus atmósferas terroríficas de Gran Guiñol me acompañan desde mi más tierna infancia entre sombras y tormentas. Durante mucho tiempo me aterrorizó la idea de ser enterrada viva... pero ya soy mayor y ahora lo que me aterra es la idea de ser, simplemente, enterrada.
Preferiría, con mucho, ser recogida por una muerte que hable EN MAYÚSCULAS, me aclare mi estado y me ayude a desaparecer. Y todo gracias a Terry Pratchett, un autor divertido y prolífico como pocos, con una capacidad de inventiva que ya quisieran muchos y un estilo que ya querrían casi todos.
Autor de medio centenar de obras, siempre le estaré agradecida por haber creado el Mundodisco y, si de algo sirve, contará con mis oraciones para que supere lo mejor posible el Alzheimer que padece desde hace un par de años.





Para saberlo todo sobre Terry Pratchett, no dejéis de visitar La Concha de Gran A'Tuin.
Y, para disfrutar del mejor Poe, os dejo a otra P de categoría: Price, Vincent Price:






lunes, 13 de diciembre de 2010

N de Nostromo.


Y N de Nooooooooooooo... No te subas nunca a una nave llamada Nostromo. Por tierra, mar, aire o espacio, no te va a traer más que problemas.
Seguramente algo se te removerá en el pecho ( metafórica o literalmente ) y algo se desgajará ( anatómica, geográfica o moralmente hablando ). 


Boceto de John Box para la adaptación cinematográfica de Nostromo que nunca pudo llevar a cabo David Lean.


Nostromo es el nombre de una novela de Joseph Conrad publicada en 1904 que se desarrolla en el puerto imaginario de Sulaco, dependiente de la minería de plata. En ella, las guerras civiles de las élites criollas, las intrigas y el supuestamente incorruptible líder popular, determinan finalmente la secesión de Sulaco que se declara independiente de Costaguana, en aras de asegurar la mina de plata de San Tomé a los estadounidenses y a sus asociados en la élite local.
Y Nostromo también es el nombre de la nave-escenario de Alien. El octavo pasajero de Ridley Scott...lo demás es historia. ¡Ah! Y por si acaso, tampoco os embarques en nada que se llame Sulaco... que es como, con un guiño intelectual, bautizó James Cameron a la nave de Aliens, el regreso.
Avisados estáis.
 

domingo, 12 de diciembre de 2010

Miss Matty Jenkyns y Mister Micawber: una M de lujo.


Gracias a Elizabeth Gaskell por crear Cranford y colocar en él a Miss Matty.
Gracias a la BBC por escoger a Dame Judi Dench para prestarle su aspecto.
Y gracias a Dickens por dar vida a tantos y tantos personajes...y, en especial, por Míster Micawber.





Miss Matty Jenkyns es una de las amazonas que dominan Cranford.
Aunque en un principio pueda parecer algo pusilánime, pronto se nos desvela como una mujer valiente, amable y dulce que conquista nuestros corazones.
Ojalá que todas encontremos una Miss Matty para compartir las frías veladas de invierno.



Ilustración de Fred Barnard para la edición de David Copperfield de  1870.



Mister Micawber según la edición  de 1912


Míster Wilkins Micawber es el alter ego del padre de Dickens: encantador y adorable nunca supo cómo manejar el dinero en la vida cotidiana. Y eso que tenía bien clara la teoría:
"(...)  renta anual de 20 libras, gasto anual de diecinueve; resultado, felicidad. Renta anual de veinte libras, gasto anual de veinte y media; resultado: miseria."*
Según su esposa, "Micawber tiene sus defectos.No niego que es muy poco precavido; no niego que me ha engañado respecto a sus recursos y sus deudas (...) pero yo no le abandonaré nunca".* 

Qué buenos ratos he pasado con ambos.




* Charles Dickens, David Copperfield ( trad. de Carmen Abréu de Peña ); Espasa-Calpe, Madrid, 1999. 
Páginas 210 y 214.

sábado, 11 de diciembre de 2010

La gran L: Londres.


L de Londres.
Cada uno que rellene el post a su gusto.




El Puente de Londres como debía ser hacia 1600

Charing Cross hacia 1830




La London Library tras los bombardeos alemanes.

Por supuesto, esta entrada utiliza Times como fuente.

viernes, 10 de diciembre de 2010

J y K de Rowling


Nos gustará más o menos pero creo que es de justicia agradecerle la creación del universo mágico de Harry Potter.
Ya quisiéramos muchas que se nos ocurriese semejante filón en un viaje en tren y ser capaz de plasmarlo sin ser escritora profesional...desde aquí, la J y la K son para J.K. Rowling.





Si pudiese, me matriculaba en Hogwarhts. Bebería cerveza de mantequilla en Hogsmeade y pasaría los días de fiesta en la Madriguera de los Weasley. Cuando fuese a Londres, pararía en el Caldero Chorreante y cogería el autobús noctámbulo...




Lo saben hasta los Simpsons.

jueves, 9 de diciembre de 2010

I de Isabella Linton


Desde aquí voy a romper una lanza a favor de un personaje olvidado. Una mujer de la que deberíamos acordarnos más cuando vemos que las muchachas lacias se enamoran - y participan - de hombres peligrosos. No puede salir bien.
Por eso la I es para Isabella Linton.



Geraldine Fitgerald en la versión cinematográfica de Cumbres Borrascosas de 1939


Opuesta por completo a Cathy es ella la que acaba pagando el pato de la maldad de Heathcliff y de su propio desatino.
No cometáis el error de creer que el amor cambiará a un hombre malo...


" (...) Es ingenioso e incansable en ganarse mi aborrecimiento. A veces mi asombro ante él es tan intenso que amortigua el miedo que le tengo, le aseguro que un tigre o una serpiente venenosa no me producirían un terror igual al que él despierta en mí. Me contó la enfermedad de catalina, de la que acusa a mi hermano, prometiéndome que me haría sufrir en su lugar hasta que pueda apoderarse de Edgar.
Le odio, soy muy desgraciada. ¿He sido una insensata!" *




*Emily Brontë, Cumbres Borrascosas (Trad. de  Rosa castillo ). Madrid: Cátedra, 2001. pág.277-278

miércoles, 8 de diciembre de 2010

H de Houdin y H de Houdini.


Hace unos años recorrí con unos amigos algunos de los maravillosos Castillos del Loire. Llegamos hasta Blois
buscando su magnífica escalinata doble y nos marchamos encantados con la Maison de la Magie y la existencia de Robert Houdin.
La magia no es lo mio, pero debo reconocer que me fascinan los magos legendarios. Así que la H es para dos de los más grandes y misteriosos: Robert Houdin y Harry Houdini.

Robert Houdin era un aprendiz de relojero al que enseñaron la importancia de la lectura para su labor. Por eso, un día fue a una librería y adquirió el Traité d’Horlogerie (tratado de relojería) de Berthoud. En su afán de vender, la vendedora de la librería le vendió por equivocación otro libro. Houdin se sorprendió al darse cuenta que el título era “Enciclopedia de divertimentos científicos”. Esta obra tenía en su interior técnicas básicas de magia e ilusionismo como trucos de cartas, cómo arrancarle la cabeza a una paloma y devolverla a la vida, etc… En sus memorias, Houdin dice que el error de la bibliotecaria le causó “el encuentro con el motivo de regocijo de toda su vida”*.






Al  joven húngaro Erik Weisz también le cambiaría la vida un libro que llegó a sus manos: The Memoirs of Robert-Houdin, Ambassador, Author, and Conjuror, Written by Himself. En su honor se dio a conocer como Houdini...y el resto es historia.
Ambos fueron grandes ilusionistas, encantadores de masas. Crearon escenas y mundos de misterio que entusiasmaron a mayores y pequeños. Y, aún hoy, tan listos y modernos que somos, suspendemos nuestra incredulidad con sólo oír sus nombres: intrincados y laboriosos mecanismos secretos, juegos de sombras y luces, cadenas inquebrantables, voces del más allá...







* Extraído de: Blog de Magia. Donde también encontrareis un montón de información curiosa sobre este y otros magos.

martes, 7 de diciembre de 2010

G de Gorey.


Me encanta Edward Gorey. Es perfecto para mi: oscuro y divertido a un tiempo. Un excéntrico personaje que ve el mundo con todas sus tonalidades de negro.
Y gracias a Valdemar podemos disfrutar de casi todas sus obras en ediciones bilingües. Buenos regalos para Navidad.






lunes, 6 de diciembre de 2010

F de Frankentein: doctor y criatura.



El monstruo de Frankenstein siempre será, para mi, Boris Karloff. Y, por lo tanto, una pobre criatura abandonada a su suerte sin más premisa que sobrevivir. Un "otro" que sólo desea acercarse, conocer y amar...pero condenado a calzar tornillos y cicatrices que lo invalidan a los ojos de los demás.
La inocente criatura cree que la niña es una flor y, como tal, que debe flotar en las plácidas aguas del río.





Pero, curiosamente, mi Víctor Frankenstein es Peter Cushing, que ejerce de tal en Frankenstein creó a la mujer. Elegante, cerebral, frío y distante.




Si los pusiésemos a los dos en los maravillosos escenarios que creó Charles D. Hall, bajo los augurios de Carl Laemmle,  para El doctor Frankenstein en 1931, tendríamos la película perfecta.





domingo, 5 de diciembre de 2010

E de Espiritismo.


Pero espiritismo del de antes.
Una habitación cerrada. Alfombras gruesas, tapicerías oscuras, cortinas de brocado.
Nos sentamos en torno a una mesa redonda. Apenas podemos ver el rostro de la persona que tenemos al lado. Nos damos las manos.
Una brisa inexplicable apaga una vela y nos recorre la espalda.
Suena un reloj que da las doce.
Damos inicio a la séance.