Translate

sábado, 30 de junio de 2007

Ediciones salvavidas




Los libros son mi tabla de salvación. Ya esté el mar como un plato, ya nos arrastre el torbellino hacia el fondo, no concibo la travesía sin la compañía de los libros.
Poco a poco supero el fetichismo de la posesión, pero sigo siendo adicta a la textura del papel, a su color, a su olor, a la composición de las páginas, al formato de la fuente, a todo aquello que me cuentan por dentro y por fuera...¿¡Cómo no soy bibliotecaria, por Dios!? Supongo que no podría tener tantos libros en mis manos, verlos pasar brevemente y no poder dedicarles el tiempo y la atención que desearía... Y a mi me encanta dedicarles tiempo, alargar la lectura de cada palabra por más ganas que tenga de conocer los entresijos de la historia y la conclusión de los hechos ( necesito conclusiones: me gustan tan poco los finales abiertos...).
A veces pienso que mi gusto por el cine es una opción rápida de la narración literaria: yo lo que quiero es que me cuenten historias, hacerlas mías, perseguir el conejo hasta su extraña madriguera, meterme dentro...Y hay algunas que lo consiguen con tan solo un párrafo, una línea, una idea. Ahí van algunos de mis principios preferidos. Y añado algún final a ver si os animáis a compartir conmigo mis tesoros...
Buena lectura, marineros!!




Jane Austen, Orgullo y prejuicio, Ed. Cátedra ( col. Letras Universales ), Madrid, 1987. Traducción de Maria Antonia Ibáñez.

“ Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltere, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa”.
( Es buenísimo!! Resume todo los libros de Jane Austen en dos líneas. Tremendo.)


Jane Austen en su escritorio

Borís Pasternak, El doctor Zhivago, Ed. Cátedra ( col. Letras Universales ), Madrid,2005. Traducción de Fernando Gutiérrez.

“ Andaban, y al andar cantaban Eterna Memoria. Los pies, los caballos y el soplo del viento parecían continuar el cántico cuando se detenían.
Los transeúntes abrían paso al cortejo, contaban las coronas y se santiguaban. Los curiosos, metiéndose entre las filas, preguntaban:
-¿Quién es el muerto?
Y les respondían:
-Zhivago.
-¡Ah! Entonces se comprende.
-Pero no él. Ella.
-Lo mismo da. ¡Dios la haya perdonado! Lujoso entierro".
( Que misterio...¿Quiénes son estos Zhivagos? ¿Qué ha de perdonarles Dios?)


Omar Sharif será toda la vida el Doctor Zhivago ...


Paul Auster, Leviatán, Anagrama ( lo siento, se lo he prestado a Tere y no tengo más datos: cuando lo acabes haznos un comentario y nos dices qué te ha parecido...).


“Hace seis días un hombre voló en pedazos al borde de una carretera en el norte de Wisconsin”.
(¿Cómo? ¿Por explosión espontánea? ¿Dónde demonios está Wisconsin?).


Y ahí van el principio y el final de Atando cabos, un libro que me gusta especialmente.
E. Annie Proulx, Atando cabos, Tusquets, Barcelona, 1995. traducción de Mariano Antolín Rato.

“He aquí el relato de unos pocos años de la vida de Quoyle, nacido en Brooklyn y criado en un batiburrillo de espantosos pueblos de la parte alta del estado de Nueva York”.

“Pues si Jack Buggit había podido escapar de un bote con salmuera, si un pájaro desnucado podía alejarse volando, ¡qué más cosas serían posibles! El agua puede ser más vieja que la luz, los diamantes romperse en sangre de cabra caliente, las cimas de las montañas despedir fuego frío, los bosques aparecer en medio del océano, y puede suceder que a un cangrejo lo atrape la sombra del dorso de una mano. Y puede ser que el amor a veces tenga lugar sin dolor ni infelicidad”.

lunes, 25 de junio de 2007

Cuentos de Hadas



Bilibin, Ivan, illustrator. Vassilisa the Beautiful. Moscow: Department for the Production of State Documents, 1900.


Hoy quiero presentaros una página web:
http://www.surlalunefairytales.com/index.html, a cargo de Heidi Anne Heider, una muchacha que no puedo dejar de imaginarme como una especie de Ana de las tejas verdes...

Si estáis interesados en los cuentos de hadas y domináis la lengua de Shakespeare, aquí vais a disfrutar como niños. Si el inglés no es lo vuestro, id directamente a la sección de ilustraciones: no volveréis a pintarrajear nada después de ver tanta maestría:
John D. Batten, Walter Crane, Arthur Rackham , Gustave Dore , Ivan Bilibin, Edward Burne-Jones ( ¡¡¡¡¡ ) y muchos más.....
Porque, como dijo Einstein: “Si queréis que vuestros hijos sean inteligentes, leedles cuentos de hadas. Si queréis que sean más inteligentes, leedles más cuentos de hadas”.

Abbott, Elenore. Grimm's Fairy Tales. New York: Charles Scribner's Sons, 1920.


Sur La Lune ofrece muchísima información, unos 160 textos completos, 46 anotados, unas 1.400 ilustraciones, compara historias a través de diferentes culturas, nos descubre interpretaciones modernas de mitos, cuentos e historias ( 40 de ellas disponibles en eBooks )... y resulta una introducción al estudio de los cuentos de hadas del que no te sacan ni con un beso principesco.

Bilibin, Ivan, illustrator. Vassilisa the Beautiful. Moscow: Department for the Production of State Documents, 1900.

Como veis, yo soy muy fan de las historias de Baba Yaga ( si leeis a Hellboy, encontrareis también muchas diferencias a la bruja que vive en una casa encaramada a una pata de pollo – tal cual – y viaja a bordo de un almirez ), pero aquí encontrareis referencias a cualquiera de los cuentos que os pase por la mente: La Bella y la Bestia (http://www.surlalunefairytales.com/beautybeast/index.html ), El sastrecillo valiente (http://www.surlalunefairytales.com/bravetailor/index.html ), El pájaro de fuego (http://www.surlalunefairytales.com/firebird/index.html ),

La Cerillera (http://www.surlalunefairytales.com/littlematchgirl/index.html ) y muchos, muchos más.


Marta, Eduard, no os lo podeis perder!!

miércoles, 20 de junio de 2007

Hellboy: un trozo de pan.


Un punto rojo.
Un punto rojo enorme.
Envuelto a duras penas por una gabardina.
Rematado por unos cuernos que, por recortados, no dejan de ser cuernos.
Una cara roja tallada en granito.
Unos enormes pectorales rojos tallados en granito.
Unos enormes abdominales rojos tallados en granito.
Un cinturón repleto de amuletos y pertrechos de lo más curioso. La enorme pistola que le regaló La Antorcha de la Libertad.
Unos pantalones que no pueden ocultar unas piernas rojas ciclópeas, rematadas por pezuñas, ni la poderosa cola roja.
Pero lo que definitivamente llama nuestra atención, por encima de los cuernos, de las pezuñas, de la cola, de la fuerza que rezuma cada centímetro rojo, es esa inmensa mano de piedra roja. Y esta vez no es una metáfora.
La impresionante mano derecha de Hellboy es el quid de la cuestión.

Hellboy es un héroe romántico, un ser predestinado a desencadenar el caos, a despertar al dragón ancestral que destruirá la humanidad y a sumir el mundo en el horror.
Hellboy es una criatura desubicada en lucha continua con su naturaleza, en pos de su auténtica esencia. Un inmenso demonio rojo que, asomándose al abismo, renuncia al trono que le pertenece
Hellboy es, resumiendo, - y como diría mi amiga Marta – más majo que las pesetas.




El extraño origen remoto de todo esto.

El origen del drama de Hellboy comienza hace eones lovecraftianos, en los inicios de la historia secreta del mundo, con el nacimiento de los espíritus mayores, enviados a la recién creada tierra para guardarla. Uno de estos guardianes alzó la mano para coger el fuego del aire y, añadiendolo al barro, dar forma al dragón Ogdru Jahad, que no adquirió vida hasta que llegó la noche y la oscuridad entró en ella. La bestia creó las primeras criaturas vivas de la tierra, los Ogdru Hem, quienes horrorizaron a los guardianes, que los combatieron hasta aprisionarlos en el abismo.. Los restos de los Ogdru Hem, derrotados y desgarrados, esperan pacientemente el momento de levantarse y reclamar la tierra, que gobernará finalmente el Ogdru Jahad. De estos despojos surgieron, también, todo tipo de criaturas imbuidas del poder de la oscuridad y el fuego.
Ante semejante catástrofe, los guardianes hicieron pedazos a aquel que osó alzar la mano, reduciéndolo a pedazos que, dispersados por el mundo, desaparecieron. Todos...excepto la mano derecha.


La mano se convirtió en el objeto sagrado del pueblo dorado, los primeros hombres, surgidos de los espíritus menores.
La mano se colocó en una estatua que durante 10.000 años permaneció en el jardín del rey Thot, quien acabó seducido por la diosa negra, desencadenándose entonces un horror que hizo descender a la estatua de su pedestal para lazarse desde los muros de la ciudad. Sus pedazos se perdieron. Todos...excepto la mano derecha, que espera el momento de alzarse de nuevo.



El doble advenimiento de Rojo.

Hellboy es hijo predilecto de un demonio, príncipe de Sheol y una bruja ( ver El ataúd encadenado ). Nació en el infierno pero vio de nuevo la luz en la tierra, donde intenta vivir la vida de un hombre...que, con su muerte, ( ver Lugares extraños, pero sin alarmarse...aquí nadie se muere de forma definitiva. A veces, ni aproximativa ) comprende que no es un hombre, siente el peso de su carga y ve la cara de la criatura que tenía que haber sido.
La diosa Hécate ya le pronosticó ( en Despierta al demonio ): “¡Acepta la verdad de tu existencia o muere! ¡No puedes huir de tu destino!”. Ambas cosas ocurren finalmente.
Pero ¿cómo irrumpe Hellboy en la tierra?.
Pues resulta que Rasputín – si, si, Rasputín – no estaba muerto ( estaba de parranda ): el dragón le habló mientras agonizaba en el Neva y lo llamó a su servicio para devolver el mundo al caos mediante el Ragna Rok, el Apocalipsis. Reclutado por Himmel, desarrolla el “motor del Ragna Rok”, un dispositivo que, el 23 de Diciembre de 1944, en la diminuta isla escocesa e Tarmagant, pondrá en marcha una serie de acontecimientos irreversibles: las siete bestias del Ogdru Jahad desterradas en el abismo envían a Hellboy para dominar el poder que el ex - santón ha de desatar...sin que nadie contase con la poca predisposición del muchacho para cumplir su temible cometido.
El pequeño Hellboy, apenas un bebé, hace su aparición, recién sacado de los infiernos, en East Bromwich, Inglaterra, gracias a los esfuerzos aparentemente improductivos que, al mismo tiempo, lleva a cabo Rasputín , en la costa escocesa...¿error de cálculo o la verdadera fuerza del destino?
Sea como fuere, el profesor Bruttenholm, enviado a Inglaterra para desmantelar acciones “paranormales” del ejercito nazi, adopta al pequeño demonio, que crecerá en una base militar de Nuevo Méjico.



La naturaleza de la bestia.

Pero el auténtico Hellboy se nos va desvelando por sus acciones, más allá de su diabólica apariencia.
En Tortitas, un episodio corto – muy corto -, el infierno se estremece cuando un pequeño HB prueba por primera vez el plato del título; Mammon, Astaroth y Haborym lo tienen claro: “Es el chico. Se ha comido una tortita”. “Ya nunca volverá junto a nosotros”.
Y es que aunque su mano tenga el poder de desatar y controlar al dragón, de insuflar vida a los soldados muertos del infierno y de enviar ese ejército en guerra contra el cielo, Hellboy no tiene ningún reparo en renunciar a su posición en el infierno – donde reinaría como Anung un Rama, su auténtico nombre y la clave para dominarle -,y a ceñirse la corona de fuego que lo identifica como hijo de su padre ( ambos, nombre y corona, arrebatados por el demonio Uralac, quedarán depositados en Pandemonium, en la casa de la mosca, esperando en el infierno a que HB las reclame )...pero a la mano veremos que no puede renunciar.
En una conversación con Adrian Frost entrevemos parte de su gran responsabilidad: “¿Y si me la corto?” – pregunta Hellboy . A lo que Frost contesta: “¿Con qué propósito? ¿Cómo saber que no volverá a hacer el mal? ¿Y si alguien la usa?”.
Así, parece que realmente Hellboy es quien se encarga de que la mano realice su auténtico cometido, no aquel que está llamado a llevar a cabo...el destino no contaba con la voluntad del demonio.
Todo aquel empeñado en desencadenar el Apocalipsis se empecina en que HB es la llave del caos, la mano derecha del destino – de un destino caótico, claro -, cuando lo que realmente parece destinado a hacer es evitar que la mano cumpla con su deber. El único destino que controla Hellboy es el suyo propio y con cada decisión que toma se aleja más del Ogdru Jahad y otros nombres impronunciables – ominosos, que diría Lovecraft, la sombra constante que planea sobre todo este lío – y se acerca más a su humanidad.



Para saber más.

Lo mejor es disfrutar directamente con los cómics, que son una auténtica maravilla, pero para ir abriendo boca he aquí unas webs:

- Hellboy.com: página para lectores y coleccionistas ( en inglés ). Incluye cortos animados:
http://www.hellboy.com/

- Guía del cómic: su nombre lo dice todo:
http://www.guiadelcomic.com/comics/hellboy.htm

- Hellboy Guía: aquí está todo ( personajes, datos sobre el autor, etc. ) en castellano:
http://www.geocities.com/hellboy_guia/






viernes, 8 de junio de 2007

Corderos con Piel de Lobo

Próximamente: Hellboy.

La mano muy suelta 1

Cuando me desperté el diablo me estaba mirando desde los pies de la cama con los ojos de mi buen Casper, aunque se notase a la legua que no se trataba de mi perro. Por lo visto, tanto le daba.
Pasé junto a él procurando no molestarle mientras me ponía la bata y entraba en el cuarto de baño. El espejo me confirmó que al menos yo seguía siendo yo y conservaba mi aspecto habitual.
procurando minimizar los posibles daños que la diabólica presencia pudiese causar a mi alrededor o en mi mismo, decidí acudir a la sabiduría popular y mantenerme ocupado desde aquel mismísimo instante: el diablo no encontraría trabajo para las manos ociosas. Al menos, no para las mías.
Sebastian fue el primero en asombrarse cuando me vio bajar a desayunar sin que le hubiese llamado para ayudarme en mi toilette.Estoy seguro de haber visto en sus ojos un relámpago demoniaco.
La señora Owl fue el siguiente huésped de la infernal presencia. El diabólico debió colársele por la boca, que mantuvo abierta durante todo el desayuno, desde que me lo serví por mí mismo hasta que me levanté para recoger el servicio y no perdió detalle desde aquellos ojos desorbitados que me observaban desde el buffet.
Su siguiente salto, lógico, fue el que le llevó a hacerse con el cuerpo de Oscar, mi secretario, pero , no contando con mi astucia, sufrió una convulsión, supuse que entre la sorpresa y la ira, cuando le di el resto del día libre con la firme intención de hacerme cargo yo mismo de la correspondencia.

jueves, 7 de junio de 2007

miércoles, 6 de junio de 2007






Representación del Maelstrom de Olaus Magnus, en Historia de gentibus septentrionalibus ( 1555 ).






El Maelstrom es un vórtice marino ubicado en la latitud 67° 48′ 05″ N 12° 47′ 49″ E, en las costas meridionales del archipiélago noruego de las Lofoten, entre las islas Sørland y Værøy, donde se forma debido a la conjunción de las fuertes corrientes que atraviesan el estrecho.

Así somos nosotros, corrientes y contracorrientes que atraviesan estrechos, vórtices, torbellinos circulares hasta el fondo del océano.
Partiremos a la aventura y seremos náufragos del gran oleaje. Todo puede empujarnos y arrastrarnos: el mar, el viento, el vaivén de la vida , el vértigo cotidiano. Naveguemos.








Representación alemana de principios del siglo XVIII que muestra el oleaje y el vórtice del Maelstrom.





“ Entretanto, la brisa que nos había impulsado acababa de amainar por completo y estábamos en una calma total, derivando hacia todos los rumbos. Pero esto no duró bastante como para darnos tiempo a reflexionar. En menos de un minuto nos cayó encima la tormenta, y en menos de dos el cielo quedó cubierto por completo; con esto, y con la espuma de las olas que nos envolvía, todo se puso tan oscuro que no podíamos vernos unos a otros en la cubierta “.


“Nuestra embarcación se convirtió en la más liviana pluma que jamás flotó en el agua”.




Edgar Allan Poe, "Un descenso al Maelstrom", en Cuentos completos, Vl, Traducción de Julio Cortázar, Buenos Aires, ed. Alianza.