Translate

lunes, 31 de diciembre de 2007

La Horda furiosa: curiosidades sobre el solsticio de invierno.




A pesar de los duros procesos de cristianización, la adoración de divinidades nórdicas, y entre ellas a Odín, no se extinguió completamente y la adoración pagana en privado continuó durante mucho tiempo siendo tolerada, desarrollándose a la par que el culto conquistador. La estrategia utilizada en el proceso de cristianización fue convertir las deidades paganas en íconos malignos y el reemplazo gradual con figuras cristianas.
La
Edda prosaica describe a Odín dándole la bienvenida a los guerreros que han muerto heroicamente en batalla, en su residencia, el Valhalla, que interpretado literalmente significa "salón de los muertos en combate".


[ Relacionado con el culto a Odín se encontraban los grupos de guerreros que entraban en un estado de éxtasis durante la batalla, los úlfheðnar y los berserker, (literalmente "hombres lobo" y "vestidos de oso", respectivamente). Estos grupos de guerreros eran devotos del dios y antes de la batalla entraban en un estado de éxtasis furioso, llamado berserksgangr, en el cual comenzaban a rugir, babear y a morder el borde de los escudos. Luego se arrojaban a la batalla, gritando, agitando sus espadas y hachas, matando a todos los que se acercaran, insensibles al dolor y a la fatiga, hasta que caían extenuados. ]


Conforme los paganos del norte fueron olvidando el significado de la lengua antigua y las leyendas se fueron diluyendo en el olvido o la cristiandad, la WODENES HER ( el “ ejército de Woden”, su tropa de guerreros reclutada en el Valhalla, con la que en ocasiones se lanzaba a una “caza salvaje”, un estrepitoso y rugiente movimiento a través del cielo, por parte de las huestes de los guerreros muertos) se transforma en la WÜTENDES HEER, la “Horda Furiosa” . Los guerreros de antaño se convierten en demonios y criminales ajusticiados, la atención se centra en los úlfheðnar , capitaneados ahora por una bruja: Holda, Prechta o Berchtel.
La Horda Furiosa llega la víspera de Todos los Santos , en Halloween, y cabalga durante todo el invierno.
Si la horda llega con viento suave, el año siguiente será bueno; si llega bramante y ruidosa, el año será desventurado y lleno de luchas. Es el momento del año en que se rebela la fortuna y estos visitantes infernales son esperados angustiosamente: las mujeres se apresuran para terminar de hilar, para que esté vacía la rueca, en descanso el torno, y una buena cantidad de lana hilada al lado. Si es Perchta la que llega, inspecciona la casa la noche de San Nicolás, el seis de Diciembre. Las amas de casa dejan puesta la mesa para ella con una buena comida que gane su aprobación, pues es una bruja exigente que castiga a las holgazanas.

Aún hoy en día, en Bélgica se mantiene la costumbre de preparar Oliebollen o smoutebollen ( bolas de aceite) , un dulce típico de la cocina holandesa. Se suelen servir tradicionalmente en Nochevieja y en las celebraciones de funfairs. Se dice que la primera vez que se empezó a servir este dulce entre las tribus germanas durante la fiesta de Yule, es decir durante el periodo que va desde 26 de diciembre hasta el 6 de enero. La bruja, ahora transformada en el dios germano
Perchta junto con todos los demonios viaja por el cielo de invierno, relegando a la gente a sus casas, donde toman estos bollos fritos en aceite para protegerse del frío invernal.

Que una suave brisa sople a vuestro favor.

viernes, 28 de diciembre de 2007

Sherlock Holmes cumple 120 años.


Sherlock Holmes, el detective más famoso de la historia de la literatura, cumple ahora 120 años de casos resueltos con su inigualable ingenio y la ayuda, cómo no, de su fiel colaborador, el doctor Watson.

El escritor británico Arthur Conan Doyle (1859-1930) dio vida al célebre sabueso en Estudio en escarlata, una novela que se publicó por primera vez en 1887 en la revista "Beeton's Christmas Annual ( la historia no apareció como libro hasta 1888 ).

La revista salió a la venta en noviembre de ese año al precio de un chelín de la época, y se agotó antes de Navidad. Los pocos ejemplares que existen de la Beeton's Christmas Annual de 1887 se han convertido en un valiosísimo objeto de colección para los admiradores de Holmes: este mismo año se subastó en la casa Sotheby's de Nueva York por 156.000 dólares una copia restaurada de la legendaria publicación.


En la obra, escrita por Doyle a los 27 años, Watson enumera y examina al milímetro los conocimientos de Holmes, que en literatura y astronomía, por ejemplo, son nulos: al detective no le importa si es la tierra la que gira alrededor del sol o viceversa; necesita la capacidad de su cerebro para almacenar información que de verdad le resulte útil. De este modo, sus escasos conocimientos de botánica se limitan a la belladona, el opio y los venenos en general.
Sobre química, en cambio, el sagaz detective acumula profundos conocimientos, toca bien el violín (un Stradivarius), tiene cierta habilidad con el boxeo y la esgrima, conoce al dedillo las leyes inglesas y comienza a mostrar su peculiar sentido del humor… Holmes demostrará en futuros episodios una mayor destreza intelectual, dejando claro que le "toma el pelo" a Watson en Estudio en escarlata.


En ese primer libro, el sabueso ( Holmes inventa su propia profesión, la de "detective consultor", que consiste en ayudar a aclarar casos que se le atragantan a la Policía ) debuta resolviendo un crimen cometido en Londres y cuya trama se relaciona con la secta mormona y su cuna, el estado de Utah (EEUU).Una novela compacta e intensa cuya influencia llega hasta nuestros días ( como en El Alienista de Caleb Carr o El Signo de los Siete de David Frost ).

Doyle acabó escribiendo cuatro novelas y 56 relatos sobre las peripecias de Holmes, que se ha convertido en el paradigma de detective y ha influido en la creación de otros insignes sabuesos ficticios.

martes, 11 de diciembre de 2007

Carruajes Carrozas (III)




Mi querida Insonrible, todo se andará. Los pobres animalitos que tiran de nuestros carruajes bien merecen un homenaje. Lástima que sólo me venga a la cabeza Platero y Yo, lo peor que pasó nunca por la cabeza del otrora brillante JRJ.




De momento, continuaremos con los vehículos...






Faetón: carruaje de cuatro ruedas que se puede cubrir a voluntad con capota. Lleva asiento circular en la delantera y caja para otro asiento posterior. Para entrar en él hay que pasar por encima de una rueda sirviendo de estribo el cubo de ésta. Otras veces, se colocan estribos reduciendo el diámetro de las ruedas. También lleva asiento posterior para los sirvientes con estribos entre las ruedas y la caja.
Faetón de flecha: El que se monta en flecha a doce resortes. En tal caso es de gran lujo pudiendo suprimirse la capota poniendo asientos de balaustres.
Faetón de puertas: Más grande que el anterior, lleva entre las ruedas puertas y estribos de acceso.
Faetón-vagoneta: Modelo que lleva en la parte posterior dos asientos laterales con puerta y estribo en la trasera como el break. Los asientos son móviles y pueden sustituirse por uno de faetón convencional.
Faetón americano: Es un faetón con puertas y doble capota que cubre a los dos asientos de modo que trasladando los soportes delanteros al lado de los posteriores, se pliega como una capota ordinaria.
Faetón ligero: Modelo cuyo asiento posterior va montado sobre una palomillas o soportes en cuarto de círculo que se apoyan en el juego trasero. Puede tener o no capota.
Faetón de señora: Es un duque con asiento de faetón: asiento posterior para el lacayo.






Landó: carruaje cubierto, de cuatro ruedas, para dos caballos. El landó es entre los carruajes un vehículo sumamente cómodo y considerado de lujo que va montado tan pronto sobre simple como sobre doble suspensión.
Puede utilizarse abierto o cerrado operaciones sumamente fáciles de practicar. Los asientos se sitúan en paralelo. Las puertas laterales tienen cristales, que también se encuentran en el testero de la capota interior y, de pequeño tamaño, fijo e invisible, en el de la posterior.
Existen varias clases de landós que se diferencian en la forma de la caja, en su disposición así como por el cierre y sistema de montaje. Los principales son:
Landó barco a ocho resortes, Landó barco de cinco luces, Landó cuadrado a ocho resortes, Landó cuadrado de cinco luces, Landó de siete luces, Landaulet, etc.


***



Milord: de cuatro ruedas, muy bajo y para un solo caballo


***



Tílburi: carruaje de dos ruedas y dos asientos que puede llevar capota aunque lo normal es que no lo haga. El sistema de suspensión es de varas que se unen por detrás por un travesaño y con la caja por dos muelles normales a los del eje unidos entre sí por dos piezas gemelas. Lleva guardabarros de cuero. Tiene ruedas de gran diámetro de modo que la caja parece que va embutida en ellas y esto unido al poco peso del carruaje lo hace poco estable y fácil de volcar.


Tílburi de telégrafos: Modelo cuyo montaje se compone de dos muelles de eje que sostienen las varas como en el anterior pero la caja lleva delante dos pequeños muelles unidos a las varas por dos piezas gemelas y en la parte de atrás dos muelles suspendidos, de correa, y dos manillas en las extremidades de otro muelle transversal sostenido en su centro por tres montantes de los que el central es vertical y los otros, inclinados y simétricos y fijos en el arco que une las varas. El asiento, es de respaldo o galería. Tiene concha con guardabarros y cama de capota.
Tílburi con puerta: Tílburi hecho con una especie de puerta de cuero en la parte delantera que se cierra en dos hojas hasta la altura de las rodillas para resguardar las piernas del frío y que tiene las charnelas junto a los costados junto al guardabarros. La puerta va montada sobre cuatro tritones de madera en forma de S.
Gran tílburi de lujo: Lleva caja con balaustres.
Pequeño tílburi con capota: La caja va unida a las varas por hierros de escuadra. La montura la forman dos muelles de eje, tan pronto unidos a las varas por brazos en forma de cuello de cisne y con anillas de bolea como unidos a aquéllas por una articulación y una gemela. Tiene este vehículo el inconveniente de necesitar un perfecto equilibrado para evitar el balanceo y ser exactamente apropiado el caballo y el arnés. Las abrazaderas de las varas deben tener juego alrededor de éstas.

sábado, 1 de diciembre de 2007

Carruajes carrozas (II)




Queridos niños:


si quereis conocer las aventuras de un cochero peculiar (Sonja, atiende ) no podeis perderos al señor Weller de Los papeles póstumos del club Pickwick...¡Ay, lo que no hiciese Dickens!

Y en cuanto a la diligencia...¿hace falta que os ponga un ejemplo?




Capitoné: carruaje de cuatro ruedas de tracción animal. Inventado a finales del siglo XIX, se asemeja a un gran cajón con una longitud igual a la de los vagones abiertos o antiguas plataformas de ferrocarril la anchura de éstos y la altura de un furgón.
Las puertas posteriores giran alrededor de ejes verticales si no se cierran con llave y candado. Su techo es impermeable y cuenta con dos juegos de ruedas pequeñas cuyos ejes sostienen un fuerte bastidor que forma el suelo de la caja. La lanza está unida al juego delantero por medio de una clavija que se puede retirar para separar la lanza.
Estaban destinados al transporte de muebles sin necesidad de embalaje. Por su disposición, podían marchar sobre una carretera con poco riesgo de vuelco por hallarse muy bajo su centro de gravedad o entrar en la plataforma de un vagón abierto del ferrocarril. En este último caso, sus ruedas se sujetan a la plataforma bien por medio de cadenas bien por las prolongas de que muchas plataformas se hallaban provistas.


***


Cupé: carruaje cerrado, de cuatro ruedas, con asiento en la testera.






Charrette: carruaje inglés de dos ruedas, dos o cuatro asientos que va montado sobre ballestas que van unidas a la caja en forma de cuello de cisne.
Lleva un banquilo para los pies en la parte delantera y en la de atrás sirve para este objeto la tapa de la caja que se alza y queda suspendida por dos cadenas. Los asientos sólo están separados por el respaldo y son de corredera para, en todo caso, poder conseguir el equilibrio. Charrette de capota: Tiene dos asientos y capota. Va montada sobre muelles y la limonera pasa al interior de la caja a la que se une por una articulación en la parte anterior y un muelle en la posterior. La capota es de una pieza de cuero montada sobre aros de hierro cubiertos por la guarnición y articulados por sus extremos a los costados de la caja para que puedan subirse o bajarse a voluntad, dejando a la capota la luz que más convenga.




Diligencia : carruaje de camino que hacía un servicio regular entre dos poblaciones extremas de su ruta con itinerario fijo.
Cuenta con tres departamentos:
Berlina en la parte anterior con asiento transversal para tres plazas, ventanillas de cristales al frente y dos puertas laterales de vidrio. Va detrás del pescante y debajo de él pues se encuentra éste elevado sobre el techo de la caja.
Interior, colocado detrás de la berlina y en el centro del carruaje como su nombre indica. Tiene dos asientos transversales y es por lo tanto doble que la berlina. Tiene puertas laterales con cristales entre los asientos.
Rotonda que ocupa la parte posterior del carruaje con dos asientos laterales para tres o cuatro plazas cada uno. Tiene puerta trasera central entre los asientos y estribos en todas las puertas.


En algunas diligencias falta el departamento central y entonces a la rotonda se la llama interior. La cubierta más resistente que la del ómnibus tiene barandilla para contener los equipajes y fardos y en la que se fija la baca: inmensa piel formada de cuero cosido y claveteado con anillos en las orillas para sujetarla con cuerdas a la barandilla. Detrás del pescante, sobre el techo del carruaje y delante de la barandilla hay otro departamento, el cupé, formado por un asiento transversal para tres plazas abierto por delante con cubierta de cuero para los pies y las piernas que se une a una capota como la de los cupés.





El próximo dia, más.

jueves, 22 de noviembre de 2007

Acción de gracias




El penúltimo Jueves del Mes de Noviembre celebran los americanos la supervivencia de los puritanos llegados a las costas de Nueva Inglaterra en el siglo XVII. Acechados por el hambre y el frío, lograron sobrevivir gracias a la hospitalidad y las enseñanzas de los indios de la zona.


A cambio, los peregrinos extendieron de un modo exponencialmente mortal la varicela y el fanatismo religioso. Ni el terrible Wendigo pudo con ellos...


El Wendigo habitaba en los bosques más septentrionales y profundos del continente americano. Para los indios personificaba la fascinación, el miedo atávico a la espesura y a nuestra propia naturaleza salvaje.
Habitualmente se le vincula a un acto primigenio de canibalismo: el Wendigo es originalmente un ser humano que, poseído por en espíritu maligno, deja paso a su lado más oscuro y animal y se transforma en una bestia, consumando su nueva naturaleza mediante la ingesta de carne humana.


Vinculado a lugares solitarios, se esconde en bosques para acechar sigilosamente a sus presas, a las que engaña con su habilidad para utilizar su voz humana, llamándolas por su nombre para atraerlas.

Según las leyendas, este ser se personifica unas veces como el viento sobre las copas de los árboles o como un espíritu, otras como un ser musgoso que habita en lo profundo del bosque, otras como una terrible criatura mitad bestia mitad hombre. En cualquier caso, un encanto de criatura.

Así, en un día como hoy, aprovecho para dar las gracias por tener amigos como vosotros y os regalo un cuento ( terrorífico ) sobre la única criatura que pudo poner en jaque la expansión puritana.

Espero que os guste.

hthttp://www.cinefantastico.com/terroruniversal/ficcion/index.php?t=novelas&m=puerta&idc=10&title=El+Wendigotp://

sábado, 10 de noviembre de 2007

Carruajes carrozas ( I )

Mis queridos niños:

quien más quien menos debe haber leído un libro de Conan Doyle, las Brönte, Jane Austen, Wilkie Collins o cualquier otro autor del brumoso Londres de los tiempos del corsé. O se habrá preguntado cómo serían los vehículos en los que se movían eminencias de la talla de la Reina Victoria y su Némesis, Jack el Destripador...

Si vosotros no, yo si. Sentía curiosidad por saber lo que es un tílburi o un cabriolé...Y en los tiempos de la Internet ¡Quien no sacia su curiosidad!

Así que aquí teneis el resultado de mi modesta búsqueda. Si algún día necesitais utilizar el texto, dadle un repaso, que esto es poco más que un "corta y pega" del transporte en la red.

Espero que os guste.



Break: coche abierto, de caja alargada, de cuatro ruedas, con asientos paralelos a los ejes ( como el charabán ) situados vis à vis, con el pescante en alto, bolada sobre cuatro ruedas y puertas laterales entre los juegos de ruedas , con sus estribos correspondientes.



***


Berlina: llamada así por su origen berlinés, la berlina es un coche cerrado ( con caja cuadrada por la parte superior y redonda o en forma de barco por la inferior, con curvatura cóncava para el paso del juego delantero ) , de cuatro ruedas, cuatro plazas y puertas laterales con cristales a corredera. El pescante se sitúa como prolongación de la parte anterior de la caja o va sobre armadura unida a la suspensión en el juego delantero. El montaje se realiza sobre cuatro resortes de ballesta y a veces, también sobre ocho. El atalaje ( conjunto de guarniciones para los animales ) se puede hacer indistintamente en limonera, lanza o flecha. Las primitivas tenían sólo dos asientos y estaban sostenidas por sopandas de cuero.




Cabriolé : carruaje de dos ruedas, tirado por un solo caballo, con capota muy similar al tílburi con puerta. Es decir, lleva puerta en la parte delantera que se cierra en dos hojas hasta la altura de las rodillas.
Se monta por dos muelles fijos a la caja que por delante encajan por dos gemelas en la limonera. La limonera por su parte va suspendida por correas de dos muelles en forma de C fijos en las varas.



Calesa: carruaje de dos ruedas, tirado por caballerías y generalmente con capacidad como mucho para dos personas.
Se compone de un asiento de madera cubierto de vaqueta, abierto por delante y resguardado parcialmente de la intemperie por una especie de capota. Sobre esta se apoyan los pasajeros sirviendo de este modo de respaldo.





Calesín: Calesa ligera de la que comúnmente tiraba un solo caballo o mula.




Continuará...

lunes, 5 de noviembre de 2007

Afluencia de público

Queridos, no sabeis cuanto me alegra veros a todos por aquí. Inrisible, bohemio, "el de carácter agresivo"... me encanta teneros rondando por aquí cerca. Sois como castañas calientes para mi alma....corro a escribir un libro de autoayuda ¡menudo titulazo!

miércoles, 31 de octubre de 2007

Pequeño cuento de Halloween

¡Con lo abierta a lo paranormal que yo me creía! ¡Y allí estaba aquel fantasma intentando convencerme de su existencia mientras yo buscaba sin éxito una caja de Valium!
- Que si, que si…que tu ponte como quieras. Que por más Valiums que te tomes no voy a desaparecer. Por cierto, dejaste la caja en el cajón de los calcetines, pero la química jamás acabará con los misterios de la ciencia.

sábado, 20 de octubre de 2007

Otoño

Venga como venga el clima, para mí el 1 de septiembre ya es otoño. Y durante todo el mes de Octubre, por soleado y caluroso que resulte, a mi alrededor los bosques de Maine se tiñen de rojo, las calabazas brotan para convertirse en linternas de Halloween y las castañas asadas vienen a calentarnos las manos.
Se acerca Samhain: los celtas encienden grandes fogatas y se disfrazan con pieles de animales para no ser descubiertos por los espíritus que la noche del 31 de Octubre vuelven a la vida, aprovechando que con el inicio del invierno desaparece la división entre los mundos de los vivos y de los muertos y ambos entran en contacto.



Jack el irlandés engaña de nuevo al diablo para no ir al infierno tras su muerte, aunque tampoco pueda acceder al cielo a causa de sus pecados, y sigue vagando por el mundo con un carbón encendido dentro de un nabo ahuecado para iluminar su camino hasta el día del Juicio Final….
Historias y más historias de muerte y vuelta de la muerte, así que – aún sometida al caluroso cambio climático - ¿Qué puedo hacer estos días sino liberar mi lado más gótico? Recupero “¡Suspense!”, la mejor adaptación que jamás se ha hecho de Otra vuelta de tuerca de Henry James y la recopilación de relatos de Arkham House publicada por Valdemar. Me sumerjo en el extraño mundo criminal de Andrew Taylor y recorro las fantasmagóricas calles de Roth. Me deleito con la versión cinematográfica que Tim Burton realizó de Sleepy Hollow tanto como con la visión de las hermanas Brontë que André Techiné nos regaló.




Que haga el tiempo que quiera. El otoño, de cualquier modo, se apodera de mi alma.

jueves, 13 de septiembre de 2007

Severus pero menos.



Tras la conclusión de la saga de Harry Potter – si, soy fan, soy adicta –, ahora que conocemos todos los hechos, no es especialmente arriesgado ponerse a romper una lanza a favor de Severus Snape. A estas alturas ya conocemos ese corazón, si no generoso al menos muy apasionado y leal, que tan celosamente guardaba tras capas y capas de ropajes oscuros, ambigua frialdad y malas pulgas.


Pero es que, desde que el personaje literario adquirió los rasgos cinematográficos de Alan Rickman, su indeterminación moral y sus maneras bruscas pasaron a ser tremendamente seductoras.
Alan Rickman ya había contribuido a dotar de atractivo a otros villanos de celuloide – histriónicos ( en Robin Hood: príncipe de los ladrones, robándole descaradamente las escenas al soso de Kevin Costner ), hiper “cool” ( en La jungla de cristal su muerte provocará la supuesta venganza de su hermano dos películas más allá ) o cotidianos ( hay que ver los cuernazos tan elegantes que le pone a Emma Thompson en Love Actually ) – pero su interpretación del coronel Brandon en Sentido y Sensibilidad ( donde coincide también con Emma Thompson, al igual que en El beso de Judas y en la saga Potter: llamadla tonta ) fue la que definitivamente se ganaría mi corazón.
Así que cuando Severus Snape adquirió los rasgos del coronel Brandon y su aura de héroe en la sombra, se hizo, a la vez, con mi adhesión inmediata.

¿Qué Snape resultaba ser un necrófago a las órdenes de Lord Voldemort? Que fuera lo que quisiese que contaría con mi apoyo.
Y, finalmente, el reción editado harry Potter and the Deathly Hallows confirma mi intuición: Snape era un trozo de pan capaz de los mayores sacrificios en aras del recuerdo de un amor no correspondido. ¿Qué en ocasiones ha maltratado un poquito al buenazo de Harry? Que vaya aprendiendo el niño lo que es la vida.
***
***

sábado, 8 de septiembre de 2007

El Cimitero Acattolico di Roma

Muchos me preguntáis porqué me gustan tanto los cementerios.
La verdad... no lo se.
No es un morbo siniestro, necrófilo o satánico. No espero ver abrirse las tumbas, no pienso husmear donde no me llaman... no filosofeo ( apenas paso del típico “No somos nada” ), solo paseo *.




A mi lo que me gusta es la paz que se respira, lo desiertos que están. Para mí, un cementerio es como un parque aislado, silencioso y fresco, en medio de la vorágine. Y, como los parques, me gustan umbríos, estatuados y comidos de hiedra. Los busco por el mundo, los recorro y los fotografío. Después, cuando observo las fotos, recuerdo el silencio, los bancos recónditos, el contraste del cielo azul contra la piedra...¡Ah, la piedra! Esa es otra. Los cementerios son también museos. Y, como los museos, me gustan anticuados y demodé: la modernidad no es lo mío. Yo, como sabéis, soy una abuela.





No espero que compartáis mi fascinación por el arte mortuorio ( difunto ya ), sacro, de alguna manera, y por mi costumbre de pasear por cementerios ( de día, en horas de visita, previo pago si es necesario...estoy yo para saltar tapias sosteniendo, a la vez, una pala y una linterna!), pero me gustaría compartir con vosotros algunos de los más bellos camposantos que he encontrado por el mundo. Jardines, al fin y al cabo.






Empezaré mi andadura por el más reciente, el Cimitero Acattolico di Roma, que descubrí hace ya más de una década y que ha sido una de las razones por la que me he animado a volver a Roma ( ¡como si para visitar Roma se necesitasen razones! ) este verano.
Situado en la Via Caio Cestio nº 6, resulta inverosímil la tranquilidad reinante a escasos metros de la hiper transitada zona de Pirámide. ¿Cómo puede no oírse el tremendo tráfico de la zona entre unos muros de apenas tres metros? Pues no se oye. Es el lugar ideal para descansar un rato en un banco húmedo de rocío para contemplar el lugar donde yacen los restos de Keats, pasear entre un amplio muestrario de la flora de la zona, llegarse hasta la tumba del hijo de P. B. Y Mary Shelley , contemplar las estatuas maltratadas por el tiempo, presentar tus respetos a Gregory Corso...¿A qué tanto poeta? Algo inspirador recorre los caminos de este lugar.
Sobre el dintel de la puerta de entrada se lee: “RESURRECTURIS”, para aquellos que resucitarán...Y la poesía contribuirá, sin duda, a este resurgimiento: su exceso, su carencia, su persecución, su plasmación. Eso es: cada cementerio que visito es un poema.


*A veces mi vida es una rima tonta ¿la vuestra no?








Mirando estas fotos, sinceramente,¿es o no es un hermoso lugar? Os aseguro que la tranquilidad que se respira es digna de aprovecharse en medio de una ciudad tan alocada como Roma.




Aquí teneis su atracción principal: la tumba de Keats. En la inscripción se lee:

This Grave

contains all that was Mortal,

of a

YOUNG ENGLISH POET,

Who,

On his Death Bed,

in the Bitterness of his Heart

at the Malicious Power of his Enemies,

Desired

these Words to be engraven on his

Tomb Stone


"Here lies One

Whose Name was writ in the Water".


Feb 24th 1821





Y esta es una de las esculturas que más me impresionaron.

Así, amigos, feliz paseo. Que vuestra estancia en tierra se limite a la superficie.


domingo, 19 de agosto de 2007

Estancia Romana

Ya hace un mes que volvimos de Roma pero aún veo el mundo en brillantes tonos anaranjados y ocres, rematados de mármol... Hacía más de diez años que no visitaba la ciudad eterna y la he encontrado prácticamente igual que la dejé: aunque unos miles de turistas de más abarroten sus calles, aún aletea el guiño cómplice, el aire de intimidad, de indolencia, de cercanía. Y es que Roma sigue floreciendo para el visitante amable, lejos de sus múltiples museos, enclaves turísticos y capas y capas de historia. Roma es muchas Romas, pero Roma es , al menos para mi, un paseo que marca su propio ritmo y su propio itinerario...Roma es dejarse llevar, dejarse tomar en un asalto sutil de colores, sabores, olores y tiempo: relajarse o morir.


San Pietro in Capite

Cuando uno desembarca en Roma debe superar, primero de todo, el afán por la ruina clásica o prepararse para la sobredosis de mármol que puede suponer el lanzarse a la caza de la antigüedad. Roma no se construyó en un día ¿cómo vamos a abarcarla en una excursión? Personalmente, os propongo una primera toma de contacto liviana : disfrutad de la vista del foro que puede apreciarse desde la colina Capitolina, desde los laterales del Palazzo Senatorio, sobre todo al atardecer.


El Foro visto desde la Colina Capitolina


Roma intentará apabullaros con la magnificencia de su pasado y la huella de enormes personalidades. Por ejemplo, Miguel Angel y Bernini irrumpirán con toda su fuerza para abriros la boca de asombro y embotaros el cerebro por sobre exposición...pero más allá del Vaticano y las grandes escenografías, ambos artistas pueden proporcionarnos los momentos más impresionantes de nuestra visita. Me confieso enamorada de la mano con que un Hades de mármol sostiene a Proserpina mientras la arrastra al infierno. Me confieso igualmente seducida por la rodilla de Moisés, golpeada por la frustración del creador, o por el elefantino del Obelisco de Santa Maria sopra Minerva.


Pero la afluencia de personalidad y genio nos perseguirá donde quiera que vayamos. No solo el recuerdo de Fellini es omnipresente, sino que el leve paso de Lord Byron por la ciudad o las estancias de Keats o Shelley exigirán nuestra atención y dispararán nuestra imaginación desde algunos de los rincones más hermosos de la ciudad: sentados en la terraza sobre la Piazza di Spagna que nos ofrece la Casa- museo de Keats y Shelley ; frente a las estatuas de Byron o Goethe a lo largo de un paseo por los jardines de Villa Borghese; ante la tumba de Keats o de Gregory Corso en el hermoso Cementerio Protestante de la ciudad... este último es parada obligatoria tanto por su paz y su belleza como para ir descubriendo otra de las múltiples facetas romanas: la presencia de la muerte desde la constancia católica.


Tumba de Keats


Y es que la Roma católica adora a sus difuntos en tanto que recordatorio de la mísera criatura que –ellos creen – que somos. Mientras la finiquitada Roma Clásica irradia vida y luz a pesar de lo lejano de su esplendor, la omnipresencia católica insiste en reducir la existencia a un oscuro rito de paso. Más allá de la tan cacareada cripta de Santa Maria della Concezione, con sus capillas decoradas con los huesos de generaciones de frailes capuchinos difuntos ( y que se ha convertido gracias al “boca- oreja” en la Disneylandia del morbo mortuorio ), podemos apreciar la gran cantidad de Memento Mori que nos salen al paso, como la Iglesia de Santa Maria dell’Orazione e Morte, o las incontables reliquias de santos que decoran cientos de capillas barrocas, como las reliquias de San Valentín en Santa Maria in Cosmedin... Así que Carpe Diem: paguemos 10 € por un te en el recoleto Salón de Té Babbington, paseemos sin rumbo por el Vialle della Pace o sentémonos en el magnífico claustro de San Silvestro in Capite.


Reliquias de San Valentín


A sí que ya veis, Roma dar más de si de lo que cualquier guía puede mostrar...la clave está en los pies ( hay que andar mucho ) y en los ojos ( hay que ver mucho ) si queremos llenarnos el alma de Roma.

Via della Pace





domingo, 8 de julio de 2007

Rumbo a Roma...


Marineros, ponemos proa a Roma por unos días. Pronto vereis lo mejor de la travesía pero, de momento, os dejo con un fragmento del canto VIII de La Eneida para ir abriendo boca, donde el rey Evandro pasea al griego Eneas ( marinero recién llegado a las costas italianas ), por Roma:

Eneas carga a Anquises para salir de Troya.


Se asombra Eneas y lleva sus ojos dispuestos por cuanto le rodea, cautivo del lugar, alegre por todo pregunta y escucha las historias de los antepasados.
Y en eso el rey Evandro, fundador de la ciudadela romana:


«Estos bosques habitaban los Faunos del lugar y las Ninfas y una raza de hombres surgida de los troncos y la dura madera; carecían de cultura y de tradición, ni uncir los toros
ni amontonar riqueza sabían o guardar lo ganado, que las ramas y una caza mala de lograr les alimentaba.
Saturno llegó el primero del etéreo Olimpo de las armas de Júpiter huyendo y expulsado del reino perdido.
Él estableció a ese pueblo indócil y disperso sobre los altos montes y leyes les dio, y quiso que Lacio se llamara, porque latente se salvó en la seguridad de estas riberas.
Bajo tal rey se dieron los siglos de oro de que nos hablan; en tranquila paz así gobernaba a los pueblos, hasta que poco a poco la edad se hizo peor y descolorida y llegaron la locura de la guerra y de tener el ansia.
Vinieron entonces la gente de Ausonia y los pueblos sicanos, y a menudo perdió su nombre la tierra saturnia; luego los reyes y el áspero Tiber de cuerpo gigante con cuyo nombre llamamos después al río Tíber los ítalos; perdió el viejo Álbula su verdadero nombre.
A mí, de mi patria arrojado y buscando del mar los confines, hasta estos lugares Fortuna que todo lo puede me trajo y el hado ineluctable; me empujaron los terribles avisos de mi madre la Ninfa Carmenta y el propio dios Apolo me inspiró.»


Apenas dijo esto, y avanzando el ara le muestra y la puerta que los romanos llaman Carmental, antiguo honor a la Ninfa Carmenta, vidente del porvenir que anunció la primera que grandes serían los Enéadas y noble Palanteo.
Luego le enseña un gran bosque que el fiero Rómulo convirtió en asilo y el Lupercal bajo una roca helada, llamado de Pan Liceo según la costumbre parrasia.
Y le enseña asimismo el bosque del sagrado Argileto y le indica el lugar y le cuenta la muerte de Argo el huésped.
De aquí lo conduce a la roca Tarpeya y al Capitolio hoy de oro, erizado entonces de zarzas silvestres.
Ya entonces la terrible santidad del lugar asustaba a los agrestes temerosos, que temblaban por su selva y su roca.


«Este bosque -dijo-, este collado de cima frondosa un dios (no se sabe qué dios) los habita; creen los arcadios haber visto al mismo Júpiter cuando en su diestra blandía la égida negreante y amontonaba las nubes.
Estos dos bastiones además de derribados muros que ves, reliquias son y recuerdos de los antepasados.
Esa fortaleza el padre Jano y esa otra la fundó Saturno; una se llamaba Janículo y la otra Saturnia.»


Con tal conversación se iban acercando al poblado del humilde Evandro y por todas partes mugir veían al ganado, por el foro romano y las elegantes Carinas.

sábado, 30 de junio de 2007

Ediciones salvavidas




Los libros son mi tabla de salvación. Ya esté el mar como un plato, ya nos arrastre el torbellino hacia el fondo, no concibo la travesía sin la compañía de los libros.
Poco a poco supero el fetichismo de la posesión, pero sigo siendo adicta a la textura del papel, a su color, a su olor, a la composición de las páginas, al formato de la fuente, a todo aquello que me cuentan por dentro y por fuera...¿¡Cómo no soy bibliotecaria, por Dios!? Supongo que no podría tener tantos libros en mis manos, verlos pasar brevemente y no poder dedicarles el tiempo y la atención que desearía... Y a mi me encanta dedicarles tiempo, alargar la lectura de cada palabra por más ganas que tenga de conocer los entresijos de la historia y la conclusión de los hechos ( necesito conclusiones: me gustan tan poco los finales abiertos...).
A veces pienso que mi gusto por el cine es una opción rápida de la narración literaria: yo lo que quiero es que me cuenten historias, hacerlas mías, perseguir el conejo hasta su extraña madriguera, meterme dentro...Y hay algunas que lo consiguen con tan solo un párrafo, una línea, una idea. Ahí van algunos de mis principios preferidos. Y añado algún final a ver si os animáis a compartir conmigo mis tesoros...
Buena lectura, marineros!!




Jane Austen, Orgullo y prejuicio, Ed. Cátedra ( col. Letras Universales ), Madrid, 1987. Traducción de Maria Antonia Ibáñez.

“ Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltere, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa”.
( Es buenísimo!! Resume todo los libros de Jane Austen en dos líneas. Tremendo.)


Jane Austen en su escritorio

Borís Pasternak, El doctor Zhivago, Ed. Cátedra ( col. Letras Universales ), Madrid,2005. Traducción de Fernando Gutiérrez.

“ Andaban, y al andar cantaban Eterna Memoria. Los pies, los caballos y el soplo del viento parecían continuar el cántico cuando se detenían.
Los transeúntes abrían paso al cortejo, contaban las coronas y se santiguaban. Los curiosos, metiéndose entre las filas, preguntaban:
-¿Quién es el muerto?
Y les respondían:
-Zhivago.
-¡Ah! Entonces se comprende.
-Pero no él. Ella.
-Lo mismo da. ¡Dios la haya perdonado! Lujoso entierro".
( Que misterio...¿Quiénes son estos Zhivagos? ¿Qué ha de perdonarles Dios?)


Omar Sharif será toda la vida el Doctor Zhivago ...


Paul Auster, Leviatán, Anagrama ( lo siento, se lo he prestado a Tere y no tengo más datos: cuando lo acabes haznos un comentario y nos dices qué te ha parecido...).


“Hace seis días un hombre voló en pedazos al borde de una carretera en el norte de Wisconsin”.
(¿Cómo? ¿Por explosión espontánea? ¿Dónde demonios está Wisconsin?).


Y ahí van el principio y el final de Atando cabos, un libro que me gusta especialmente.
E. Annie Proulx, Atando cabos, Tusquets, Barcelona, 1995. traducción de Mariano Antolín Rato.

“He aquí el relato de unos pocos años de la vida de Quoyle, nacido en Brooklyn y criado en un batiburrillo de espantosos pueblos de la parte alta del estado de Nueva York”.

“Pues si Jack Buggit había podido escapar de un bote con salmuera, si un pájaro desnucado podía alejarse volando, ¡qué más cosas serían posibles! El agua puede ser más vieja que la luz, los diamantes romperse en sangre de cabra caliente, las cimas de las montañas despedir fuego frío, los bosques aparecer en medio del océano, y puede suceder que a un cangrejo lo atrape la sombra del dorso de una mano. Y puede ser que el amor a veces tenga lugar sin dolor ni infelicidad”.

lunes, 25 de junio de 2007

Cuentos de Hadas



Bilibin, Ivan, illustrator. Vassilisa the Beautiful. Moscow: Department for the Production of State Documents, 1900.


Hoy quiero presentaros una página web:
http://www.surlalunefairytales.com/index.html, a cargo de Heidi Anne Heider, una muchacha que no puedo dejar de imaginarme como una especie de Ana de las tejas verdes...

Si estáis interesados en los cuentos de hadas y domináis la lengua de Shakespeare, aquí vais a disfrutar como niños. Si el inglés no es lo vuestro, id directamente a la sección de ilustraciones: no volveréis a pintarrajear nada después de ver tanta maestría:
John D. Batten, Walter Crane, Arthur Rackham , Gustave Dore , Ivan Bilibin, Edward Burne-Jones ( ¡¡¡¡¡ ) y muchos más.....
Porque, como dijo Einstein: “Si queréis que vuestros hijos sean inteligentes, leedles cuentos de hadas. Si queréis que sean más inteligentes, leedles más cuentos de hadas”.

Abbott, Elenore. Grimm's Fairy Tales. New York: Charles Scribner's Sons, 1920.


Sur La Lune ofrece muchísima información, unos 160 textos completos, 46 anotados, unas 1.400 ilustraciones, compara historias a través de diferentes culturas, nos descubre interpretaciones modernas de mitos, cuentos e historias ( 40 de ellas disponibles en eBooks )... y resulta una introducción al estudio de los cuentos de hadas del que no te sacan ni con un beso principesco.

Bilibin, Ivan, illustrator. Vassilisa the Beautiful. Moscow: Department for the Production of State Documents, 1900.

Como veis, yo soy muy fan de las historias de Baba Yaga ( si leeis a Hellboy, encontrareis también muchas diferencias a la bruja que vive en una casa encaramada a una pata de pollo – tal cual – y viaja a bordo de un almirez ), pero aquí encontrareis referencias a cualquiera de los cuentos que os pase por la mente: La Bella y la Bestia (http://www.surlalunefairytales.com/beautybeast/index.html ), El sastrecillo valiente (http://www.surlalunefairytales.com/bravetailor/index.html ), El pájaro de fuego (http://www.surlalunefairytales.com/firebird/index.html ),

La Cerillera (http://www.surlalunefairytales.com/littlematchgirl/index.html ) y muchos, muchos más.


Marta, Eduard, no os lo podeis perder!!

miércoles, 20 de junio de 2007

Hellboy: un trozo de pan.


Un punto rojo.
Un punto rojo enorme.
Envuelto a duras penas por una gabardina.
Rematado por unos cuernos que, por recortados, no dejan de ser cuernos.
Una cara roja tallada en granito.
Unos enormes pectorales rojos tallados en granito.
Unos enormes abdominales rojos tallados en granito.
Un cinturón repleto de amuletos y pertrechos de lo más curioso. La enorme pistola que le regaló La Antorcha de la Libertad.
Unos pantalones que no pueden ocultar unas piernas rojas ciclópeas, rematadas por pezuñas, ni la poderosa cola roja.
Pero lo que definitivamente llama nuestra atención, por encima de los cuernos, de las pezuñas, de la cola, de la fuerza que rezuma cada centímetro rojo, es esa inmensa mano de piedra roja. Y esta vez no es una metáfora.
La impresionante mano derecha de Hellboy es el quid de la cuestión.

Hellboy es un héroe romántico, un ser predestinado a desencadenar el caos, a despertar al dragón ancestral que destruirá la humanidad y a sumir el mundo en el horror.
Hellboy es una criatura desubicada en lucha continua con su naturaleza, en pos de su auténtica esencia. Un inmenso demonio rojo que, asomándose al abismo, renuncia al trono que le pertenece
Hellboy es, resumiendo, - y como diría mi amiga Marta – más majo que las pesetas.




El extraño origen remoto de todo esto.

El origen del drama de Hellboy comienza hace eones lovecraftianos, en los inicios de la historia secreta del mundo, con el nacimiento de los espíritus mayores, enviados a la recién creada tierra para guardarla. Uno de estos guardianes alzó la mano para coger el fuego del aire y, añadiendolo al barro, dar forma al dragón Ogdru Jahad, que no adquirió vida hasta que llegó la noche y la oscuridad entró en ella. La bestia creó las primeras criaturas vivas de la tierra, los Ogdru Hem, quienes horrorizaron a los guardianes, que los combatieron hasta aprisionarlos en el abismo.. Los restos de los Ogdru Hem, derrotados y desgarrados, esperan pacientemente el momento de levantarse y reclamar la tierra, que gobernará finalmente el Ogdru Jahad. De estos despojos surgieron, también, todo tipo de criaturas imbuidas del poder de la oscuridad y el fuego.
Ante semejante catástrofe, los guardianes hicieron pedazos a aquel que osó alzar la mano, reduciéndolo a pedazos que, dispersados por el mundo, desaparecieron. Todos...excepto la mano derecha.


La mano se convirtió en el objeto sagrado del pueblo dorado, los primeros hombres, surgidos de los espíritus menores.
La mano se colocó en una estatua que durante 10.000 años permaneció en el jardín del rey Thot, quien acabó seducido por la diosa negra, desencadenándose entonces un horror que hizo descender a la estatua de su pedestal para lazarse desde los muros de la ciudad. Sus pedazos se perdieron. Todos...excepto la mano derecha, que espera el momento de alzarse de nuevo.



El doble advenimiento de Rojo.

Hellboy es hijo predilecto de un demonio, príncipe de Sheol y una bruja ( ver El ataúd encadenado ). Nació en el infierno pero vio de nuevo la luz en la tierra, donde intenta vivir la vida de un hombre...que, con su muerte, ( ver Lugares extraños, pero sin alarmarse...aquí nadie se muere de forma definitiva. A veces, ni aproximativa ) comprende que no es un hombre, siente el peso de su carga y ve la cara de la criatura que tenía que haber sido.
La diosa Hécate ya le pronosticó ( en Despierta al demonio ): “¡Acepta la verdad de tu existencia o muere! ¡No puedes huir de tu destino!”. Ambas cosas ocurren finalmente.
Pero ¿cómo irrumpe Hellboy en la tierra?.
Pues resulta que Rasputín – si, si, Rasputín – no estaba muerto ( estaba de parranda ): el dragón le habló mientras agonizaba en el Neva y lo llamó a su servicio para devolver el mundo al caos mediante el Ragna Rok, el Apocalipsis. Reclutado por Himmel, desarrolla el “motor del Ragna Rok”, un dispositivo que, el 23 de Diciembre de 1944, en la diminuta isla escocesa e Tarmagant, pondrá en marcha una serie de acontecimientos irreversibles: las siete bestias del Ogdru Jahad desterradas en el abismo envían a Hellboy para dominar el poder que el ex - santón ha de desatar...sin que nadie contase con la poca predisposición del muchacho para cumplir su temible cometido.
El pequeño Hellboy, apenas un bebé, hace su aparición, recién sacado de los infiernos, en East Bromwich, Inglaterra, gracias a los esfuerzos aparentemente improductivos que, al mismo tiempo, lleva a cabo Rasputín , en la costa escocesa...¿error de cálculo o la verdadera fuerza del destino?
Sea como fuere, el profesor Bruttenholm, enviado a Inglaterra para desmantelar acciones “paranormales” del ejercito nazi, adopta al pequeño demonio, que crecerá en una base militar de Nuevo Méjico.



La naturaleza de la bestia.

Pero el auténtico Hellboy se nos va desvelando por sus acciones, más allá de su diabólica apariencia.
En Tortitas, un episodio corto – muy corto -, el infierno se estremece cuando un pequeño HB prueba por primera vez el plato del título; Mammon, Astaroth y Haborym lo tienen claro: “Es el chico. Se ha comido una tortita”. “Ya nunca volverá junto a nosotros”.
Y es que aunque su mano tenga el poder de desatar y controlar al dragón, de insuflar vida a los soldados muertos del infierno y de enviar ese ejército en guerra contra el cielo, Hellboy no tiene ningún reparo en renunciar a su posición en el infierno – donde reinaría como Anung un Rama, su auténtico nombre y la clave para dominarle -,y a ceñirse la corona de fuego que lo identifica como hijo de su padre ( ambos, nombre y corona, arrebatados por el demonio Uralac, quedarán depositados en Pandemonium, en la casa de la mosca, esperando en el infierno a que HB las reclame )...pero a la mano veremos que no puede renunciar.
En una conversación con Adrian Frost entrevemos parte de su gran responsabilidad: “¿Y si me la corto?” – pregunta Hellboy . A lo que Frost contesta: “¿Con qué propósito? ¿Cómo saber que no volverá a hacer el mal? ¿Y si alguien la usa?”.
Así, parece que realmente Hellboy es quien se encarga de que la mano realice su auténtico cometido, no aquel que está llamado a llevar a cabo...el destino no contaba con la voluntad del demonio.
Todo aquel empeñado en desencadenar el Apocalipsis se empecina en que HB es la llave del caos, la mano derecha del destino – de un destino caótico, claro -, cuando lo que realmente parece destinado a hacer es evitar que la mano cumpla con su deber. El único destino que controla Hellboy es el suyo propio y con cada decisión que toma se aleja más del Ogdru Jahad y otros nombres impronunciables – ominosos, que diría Lovecraft, la sombra constante que planea sobre todo este lío – y se acerca más a su humanidad.



Para saber más.

Lo mejor es disfrutar directamente con los cómics, que son una auténtica maravilla, pero para ir abriendo boca he aquí unas webs:

- Hellboy.com: página para lectores y coleccionistas ( en inglés ). Incluye cortos animados:
http://www.hellboy.com/

- Guía del cómic: su nombre lo dice todo:
http://www.guiadelcomic.com/comics/hellboy.htm

- Hellboy Guía: aquí está todo ( personajes, datos sobre el autor, etc. ) en castellano:
http://www.geocities.com/hellboy_guia/






viernes, 8 de junio de 2007

Corderos con Piel de Lobo

Próximamente: Hellboy.

La mano muy suelta 1

Cuando me desperté el diablo me estaba mirando desde los pies de la cama con los ojos de mi buen Casper, aunque se notase a la legua que no se trataba de mi perro. Por lo visto, tanto le daba.
Pasé junto a él procurando no molestarle mientras me ponía la bata y entraba en el cuarto de baño. El espejo me confirmó que al menos yo seguía siendo yo y conservaba mi aspecto habitual.
procurando minimizar los posibles daños que la diabólica presencia pudiese causar a mi alrededor o en mi mismo, decidí acudir a la sabiduría popular y mantenerme ocupado desde aquel mismísimo instante: el diablo no encontraría trabajo para las manos ociosas. Al menos, no para las mías.
Sebastian fue el primero en asombrarse cuando me vio bajar a desayunar sin que le hubiese llamado para ayudarme en mi toilette.Estoy seguro de haber visto en sus ojos un relámpago demoniaco.
La señora Owl fue el siguiente huésped de la infernal presencia. El diabólico debió colársele por la boca, que mantuvo abierta durante todo el desayuno, desde que me lo serví por mí mismo hasta que me levanté para recoger el servicio y no perdió detalle desde aquellos ojos desorbitados que me observaban desde el buffet.
Su siguiente salto, lógico, fue el que le llevó a hacerse con el cuerpo de Oscar, mi secretario, pero , no contando con mi astucia, sufrió una convulsión, supuse que entre la sorpresa y la ira, cuando le di el resto del día libre con la firme intención de hacerme cargo yo mismo de la correspondencia.

jueves, 7 de junio de 2007

miércoles, 6 de junio de 2007






Representación del Maelstrom de Olaus Magnus, en Historia de gentibus septentrionalibus ( 1555 ).






El Maelstrom es un vórtice marino ubicado en la latitud 67° 48′ 05″ N 12° 47′ 49″ E, en las costas meridionales del archipiélago noruego de las Lofoten, entre las islas Sørland y Værøy, donde se forma debido a la conjunción de las fuertes corrientes que atraviesan el estrecho.

Así somos nosotros, corrientes y contracorrientes que atraviesan estrechos, vórtices, torbellinos circulares hasta el fondo del océano.
Partiremos a la aventura y seremos náufragos del gran oleaje. Todo puede empujarnos y arrastrarnos: el mar, el viento, el vaivén de la vida , el vértigo cotidiano. Naveguemos.








Representación alemana de principios del siglo XVIII que muestra el oleaje y el vórtice del Maelstrom.





“ Entretanto, la brisa que nos había impulsado acababa de amainar por completo y estábamos en una calma total, derivando hacia todos los rumbos. Pero esto no duró bastante como para darnos tiempo a reflexionar. En menos de un minuto nos cayó encima la tormenta, y en menos de dos el cielo quedó cubierto por completo; con esto, y con la espuma de las olas que nos envolvía, todo se puso tan oscuro que no podíamos vernos unos a otros en la cubierta “.


“Nuestra embarcación se convirtió en la más liviana pluma que jamás flotó en el agua”.




Edgar Allan Poe, "Un descenso al Maelstrom", en Cuentos completos, Vl, Traducción de Julio Cortázar, Buenos Aires, ed. Alianza.