Translate

jueves, 28 de agosto de 2008

Souvenirs de Irlanda

Si tenemos en cuenta la gran cantidad de librerías que hay en Dublín hemos de concluir, por fuerza, que los dublineses son unos lectores voraces. librerías grandes y pequeñas, para todos los gustos, libros nuevos y de segunda mano...el paraíso del lector anglófilo.
Así, además de hacerme con un ejemplar de The Old Curiosity Shop por dos euros, no pude resistirme a estos monumentos paralelos al mundo holmesiano: un libro sobre la época y un pastiche con Watson como protagonista. Ambos en unas ediciones maravillosas.
Aquí están.