Translate

viernes, 30 de abril de 2010

15 de Mayo: Rock City Morgue



Dentro de un par de años, cuando hayais descubierto a los Rock City Morgue me direis que porqué no os avisé de que venían. Pues avisados estais. El próximo 15 de Mayo en Barcelona.

***

Rock City Morgue son una banda de New Orleans surgida de las cenizas de White Zombie con su bajista, Sean Yseult, al frente. Podemos decir que han juntado al Fantasma de la Ópera con The Cramps, al sepulturero de las películas del oeste ( buitre al hombro incluido ) con las producciones de la Hammer, a Bela Lugosi con Glenn Danzig o al Hombre Lobo con los Birthday Party... y sería quedarme corta.
Sólo por oir a su tenebroso cantante, Rick Slave, presentar los temas de su reciente "The Boy Who Cried Werewolf", valdría la pena el trasnoche ( pensad que, aunque murciélaga, yo me voy a dormir con las gallinas ). Pero volver a oir sus misteriosos y oscuros "The Cat's Meow" ( 2008) y "The Dead Man's Song " (2008) ya son un argumento mayúsculo.
Ya entiendo que no son precisamente para todos los gustos... pero van mucho con el mío, no os dejeis engañar por los limones de fondo.

Más información en My Space.
Para ir haciendo boca, imágenes de la boda de Sean Yseult en New Orleans.



domingo, 25 de abril de 2010

Sant Jordi ( III )







No puedo quejarme del botín de este Sant Jordi. La primera alegría llegó de Londres, el resto, de diversas librerías de Barcelona.
Por 3€ pude hacerme con un libro de 2ª mano que se me tiró al cuello: La historia de San Michele, de un tal Alex Munthe, médico sueco que narra sus experiencia en la profesión. Cuando vi que estudió con Charcot en La Salpêtrière no pude resistirme.
Desde ahí, lástima, no podéis olerlo.





También hubo libros contemporáneos. Agatha Christie por partida doble con Los cuadernos secretos y el estudio sobre su obra, Memorias sin historia de la naturaleza humana.
Siguiendo con el negro, Fred Vargas y Ross Macdonald ( qué edición tan pulp ). Pasando al rojo vampiro, el tercer volúmen de las peripecias nocturnas de Anita Blake.
Como comprenderéis, este mes voy a escribir poco y a leer mucho.

jueves, 22 de abril de 2010

Sant Jordi ( II )



El día 22 suena el interfono y es la cartera: "Tienes un sombre que no me cabe en el buzón y me sabe mal dejarlo...¿lo bajas a buscar?
Es un quinto sin ascensor y acababa de llegar del súper, pero bajé sin pensarlo porque hacía días que esperaba mi primer Persephone...
Me habéis dado taaaaaaaaaaanta envidia, que no he podido resistirlo. Tardaré siglos en leerlo, pero creo que me conformo con acariciarlo y olerlo en plan Gollum ( "Mi tesooooooooooooroooo..." )

Ya está aquí mi regalo de Saint George: The Victorian Chaise-Longue de Marghanita Laski.
Suspense de ambientación victoriana por la autora de El niño perdido.
Gracias, Cristina y Little Emily, por la parte que os toca.



video


Sant Jordi ( I )


miércoles, 14 de abril de 2010

Julia Margaret Cameron


Leyendo las crónicas londinenses de Cristina y de little Emily , me viene a la memoria el día que descubría a Julia margaret Cameron. Se puso a llover en un Londres de primavera y corrimos a refugiarnos en la cercana National Portrait Gallery, que siempre tiene unas Brontë o una Austen retratadas para mi solaz. Y allí estaban sus fotografías. Oscuras, nebulosas, sencillas y misteriosas...como era de esperar, compré el catálogo y me rendí a sus pies.




Julia Margaret Cameron, 'Vivien and Merlin', albumen print from wet collodion-on-glass negative, 1874. V&A Museum no. PH.85-1970
(El esposo de Julia, Charles hay Cameron posa como Merlín frente a la hechicera Vivien , recreando un pasaje de Idylls of the King (1859), de Lord Tennyson.



Considerada una gran excéntrica de la fotografía. Nació en Ceylan el 11 de Junio de 1815 en Calcuta (India), en el seno de una familia de diez hermanos. Hija de escocés y francesa pertenecientes a la sociedad bengalí fue educada en Francia hasta los 19 años, donde regresó de nuevo a la India.
Casada con un hombre veinte años mayor que ella, excelente jurista y plantador de té, vivió en la India hasta los treinta y tres años, depués se trasladó con toda su familia a la Isla de Wight, en Inglaterra.Tuvo seis hijos y otros adoptados, por este motivo vivía en un gran caserón, que siempre se encontraba lleno de poetas, artistas y científicos de la época victoriana.
Cuando contaba ya con cuarenta y ocho años, y a causa de un viaje de su marido, su hermana la regaló una cámara para paliar la soledad por la ausencia de su marido...transformó y adaptó una carbonera de la casa en un improvisado laboratorio y un cuarto de niños en su estudio, y se dedicó a retratar a quien tuviese cerca.




Julia Margaret Cameron, 'Call, I follow, I follow, let me die!', carbon print from copy negative, negative 1867, printed later. V&A Museum no. PH.15-1939


Su hijo llegó a lamentarse de verla tan a menudo vestida con ropa de trabajo y oliendo siempre a los químicos del laboratorio. Es de suponer que en la rígida sociedad victoriana no se debía entender muy bien que una mujer “respetable” se comportase de aquel modo, aunque esto no deja de ser poco más que una anécdota en lo que se refiere a por qué fue tan duramente criticada. El motivo fundamental es que hizo todo (o casi todo) lo contrario a lo que sus contemporáneos hacían, fotográficamente hablando.





Julia Margaret Cameron, Sir John Herschel, 1867


Leemos en caborian.com que :
En sus fotos de personalidades busca retratos épicos, poderosos, que dejen ver todo lo que de especial hay en esas personas, su grandeza, su obstinación, incluso su predestinación, pero todo ello sin recurrir a teatralidades externas. Sólo luz, atmósfera y rostro. Retratos que transmiten, más que retratos que describen, que es lo que hacían la mayoría. Sus personajes nunca sonríen y poseen un brillo en los ojos que les infunde vida, fuerza. Al centrarse en sus rostros despreciando el detalle de sus ropas, los hace más atemporales. Busca la fuerza expresiva que confieren unos rostros que emergen desde las sombras.
En los retratos femeninos al no estar tan atada a la imagen pública que representan los hombres, ya que la mujer de la sociedad victoriana está relegada a un segundo plano, es donde demuestra mayor libertad, haciendo posar a las modelos de manera menos rígida, menos solemne; sin que por ello dejen de posar, ya sea representando actitudes melancólicas, poses al estilo romántico, etc… Aquí tampoco busca retratos descriptivos y liberada de esa imagen pública del personaje, se dedica a fotografiar lo que ella ve en cada persona, lo que le inspira. Así hace fotos de amigas y sirvientas como si fuesen la representación del amor, o en el papel de María Magdalena, o una ninfa… Pero con su minimalista puesta en escena y sus planos cerrados, el motivo es lo de menos, ya que lo que se aprecia son unos retratos atmosféricos, intemporales, alejados de la realidad, en ocasiones etéreos. Figuras puras y melancólicas contra fondos imprecisos.









viernes, 2 de abril de 2010

Plantilla y disculpas.

Lo primero, disculparme públicamente con mi santo, que me dio una lista de 11 canciones y yo sólo colgué 10. Estoy muy mayor, se me olvidan las cosas.
Ahora mismo lo resuelvo: con Ustedes, Kiss: Detroit Rock City.




Y, lo segundo, presentar mi nueva y primaveral imagen. Al limón mi limonerooooooooo...