Translate

jueves, 28 de junio de 2012

Vacaciones de salón (I): en blanco y negro o en cinemascope.


El verano en la ciudad y teniendo que ir a trabajar puede ser una tortura.
Ya quedaron muy atrás aquellas vacaciones estivales en el pueblo que parecía que no iban a terminar nunca. Largos veranos ociosos.
Como, de momento, tenemos que contentarnos y estar agradecidos por ir a trabajar y sufrir la canícula en oficinas, metros y demás, lo que hago es viajar desde el sofá.
Me hago una bebida refrescante, enciendo el ventilador y a viajar...Hay libros, cómics, discos o películas que tienen una capacidad evocadora  tan vívida que rememorarlas puede llegar a confundirse con echar mano de los propios recuerdos. ¿Esto lo viví o lo ley?

Por si acaso, voy a ver si genero cierta estimulación vacacional.
Viajen con nosotros.









-"Mis nervios necesitan un bourbon".
-"Tu madre, también".
Masculla entre dientes la señora Stevens...




Atrapa a un ladrón está llena de frases ingeniosas, conversaciones ágiles y afiladas, personas interesantes, lujo, glamour... paisajes y arquitecturas de ensueño.
Si pudiese, me trasladaría a esa Costa Azul tan elegante, donde las aventuras te salen al paso en el Club Náutico, en el Hotel, en el Casino.
Me vestiría como Grace Kelly y , también, como Cary Grant. Conduciría coches maravillosos, bebería combinados con sombrillitas y bailaría hasta el amanecer. Y sólo sudaría ante la proximidad de la policía.












También en el Mediterráneo, podemos disfrutar de las bondades de Corfú acompañando a la familia Durrell y a otros animales ( muchos) en su periplo griego.
En Mi familia y otros animales, Gerald Durrell nos traslada a un mundo de alegres patochadas familiares, correrías asalvajadas infantiles, el sonido de las cigarras y el sabor de la sal en la piel.
Los Durrell debieron ser una troupe de armas tomar, pero seguro que garantizaban un verano de lo más entretenido...
Naturalistas con bombín, habitantes de la zona de lo más pintoresco, bohemios en busca de inspiración  o reposo, pretendientes engominados, bañadores imposibles... ¡Mucho mejor que Verano azul!







5 comentarios:

Toronto dijo...

Ay, Atrapa a un ladrón, recuerdo fuegos artificiales y un tren entrando a un túnel... Poco tiempo después Grace también se lo dijo, pero a Raniero, volviendo de la playa: Me pongo algo y bajo!

Elena Rius dijo...

Muy cierto, ¡nada como esos veraneos a través de la pantalla o de las páginas de un libro! Sobre todo porque la Costa Azul (actual) no tiene nada que ver con la de "Atrapa un ladrón", como sin duda tampoco el Corfú de ahora se parece al de Durrell.

Nit dijo...

Estoy contigo, que además me toca trabajar todo el verano. De momento me refresco con un libro situado en la costa irlandesa (imagínate el contraste!)

Me encantó la película de Atrapa al Ladrón, ella es tan espectacular...

Por cierto, hay una versión BBC del libro de Durrell que puede acompañarte visualmente por Corfú. No es espectacular pero si muy divertida!... aunque a lo mejor ya lo sabías! XP

Mercè dijo...

Creo que este verano toca releerse Mi familia...ya no se cuantas llevo pero des de 5º de EGB, deben ir unas cuantas! ;P
Pero primero le toca a "Un árbol crece en Brooklyn"...

Samedimanche dijo...

Toronto, no olvides la pamela el próximo fin de semana.
Elena, para bien o para mal nada es como en los libros...pero siempre podemos entrecerrar los ojos y adaptar un poco el entorno. Unas piñas coladas también ayudan, ;D
Nit, no sabía lo de la serie pero ahora mismo me lanzo a buscarla. Y, mercè, ya te la pasaré.