Translate

viernes, 27 de mayo de 2011

Calor...

Parece que este año el verano está exigiéndonos derecho de pernada... sólo estamos a finales de Mayo y ya no puedo más.
Suerte que siempre puede una organizarse un pequeño oasis y refrescarse con la alegría que provoca la llegada de cada Bianually  de Persephone... qué bien que nuestra Perséfone surja de los infiernos dos veces al año.
Como ya comentaba Cristina hace unos días, esta preciosa portada hace que quieras ser Alice Ashley... dentro de mis modestos medios, se hace lo que se puede.




Pero si el calor aprieta tanto que hay que rendirse al interior y el ventilador, ¿qué mejor ocupación que planear un viajecito veraniego?
Ahí va una pista ( LA pista, vaya ) sobre dónde vamos a soportar unos días la canícula estival.
Se aceptan sugerencias para visitar.




De momento, ya tenemos una excursión impresionante en mente.
Qué ganas tengo...



10 comentarios:

Toronto dijo...

Hola de nuevo! Ahí va mi recomendación. Desde que leí un librito de viajes y arte de Cees Nooteboom que se llama "El enigma de la luz", que tengo apuntado para cuando vaya a París, ir a visitar los tapices sobre los cinco sentidos y un misterio, famosos por la dama que aparece junto a un unicornio en todos ellos. Están en el museo de Cluny, en el cruce del boulevard Saint-Germain con el Boulevard Saint-Michel. Nooteboom lo explica como una experiencia casi mística, rodeado de los sies tapices enormes (esperemos que limpios de ácaros!).
Bueno, si le parece una buena idea, ya me contará.

Samedimanche dijo...

Jajaja...la otra vez que fui a París tenía el hotel al ladito del Museo de Cluny. Por supuesto, no fuimos. Así que esta vez habrá que visitarlo...además, está cerca de Notre DAme y de un buen montón de restaurantes económicos. Apuntado queda.

Mercè dijo...

Yo quiero que vayas aqui!!!!!!!! http://www.ladroguerie.com/
me puedes mandar a paseo, tranquilamente!!!!!!! yo te seguiere sugiriendo sitios de mi interes ;P

Mar dijo...

Envidia máxima por tu próximo viaje. ¿Vendrás cargada de libros de segunda mano comprados a la orilla del Sena?

:)

Toronto dijo...

Perdone usted otra vez, no quiero acaparar... pero esta tarde me acordé de otro sitio que hace poco le recomendé a la señora Insonrible, que estuvo hace poco por París, y creo que puede ser también de su interés, porque es algo así como un auténtico gabinete de curiosidades de hace dos siglos...
es la tienda Deyrolle, verá que las imágenes de la web prometen: http://www.deyrolle.com/
Ya me dirán, si van creo que fliparán.

littleEmily dijo...

¡Qué envidia! Por la terracita y por el viaje ;) Aquí no tengo ni medio metro de balcón que no esté ocupado por plantas salvajes...

Ya tengo ganas de que vuelvas de París para que nos cuentes :)

Cristina dijo...

En lo de la terracita, la hamaca que se ve en la foto y el hecho de que sepas hacer punto me ganas por goleada en cuanto a similitudes con Ms Ashley.

Y estupendo lo de París. La exposición me da envidia, no lo niego, pero lo que más envidia me ha dado es saber que seguro - ¿cómo dudarlo? - irás por Shakespeare & Co.

Samedimanche dijo...

Todo se visitará: los tapices, la droguerie, la Shakespeare ( otra vez y las que hagan falta )y, por supuesto,la Deyrolle que no conocía pero que ha generado una seria secreción salival de lo más alarmante.
Mientras tanto, mi terraza es vuestra terraza.Y, Cristina, si te animas con el punto, no tienes más que decirlo...

Toronto dijo...

Otra vez yo! Disculpe, parezco atrapado en este post! Pero es que ayer vi "Midnight in Paris" de Woody Allen... y a parte de que me gustó mucho, cuál fue mi sorpresa cuando vi que en un momento, muy surrealista, aparecía la tienda Deyrolle!!! Y también los jardines de su excursión impresionante, o la librería Shackespeare and Co. que te recomendaba Cristina en Barcelona. En fin, sale un París muy de postal, como la Barcelona de "Vicky, Cristina...." pero esta vez a Woody Allen el guión le ha salido mucho más redondo y tronchante... si no ha ido ya, no se la pierda!!!!

Cristina dijo...

Lo del punto lo he intentado de todas las formas posibles y, después de tantos intentos fallidos, me veo obligada a concluir que tengo un gen o algo que no me permite aprender. Nada, un imposible.