Translate

martes, 17 de marzo de 2009

Feliz día de San Patricio

San Patricio es un santo encantador. Nacido con el nombre de Maewyn allá por el siglo IV, cayó en manos de los piratas irlandeses entre los que, una vez liberado, se dispuso a enseñar la palabra de Dios. Con él llevaba un tesón considerable, un buen bagaje de cultura clásica y ganas de martirio verde ( aquel que pasaba por la castidad y la obediencia a los designios divinos. El martirio rojo era el de enfrentarse a los leones o ser sumergido en aceite hirviendo por un sultán ).
Llegado a las verdes tierras irlandesas, se hizo con las simpatías de los isleños a base de, con perdón, cojones. A San Patricio no le tosía pagano alguno. A Patricio le tosía, curiosamente, la Iglesia.
Mientras en Occidente la Iglesia estaba de Concilios, reformas y discusiones teológicas, en Irlanda, en plena conversión y todo lo alejada que se podía estar de Roma, seguían fieles a su ritual ,para entonces obsoleto y prácticamente hereje. Y es que lo bueno de Patricio es que no pretendió alterar las costumbres de sus acólitos: siguieron lanzándose a luchar en pelota picada, entonando cánticos bárbaros y disfrutando de una buena invasión vikinga de vez en cuando.
Y aquí es donde debemos estar agradecidos a la herencia patricia. Irlanda desarrolló un centro de escritura e iluminación que salvaría el legado clásico que destruirían las hordas bárbaras y caerían prácticamente en el olvido a partir de la caída del Imperio Romano.
Así que, ¡¡¡gracias, San Patricio!!! ¡¡¡Gracias Irlanda!!! Slainta va!!



Mientras os tomais una pinta y os zampais un maravilloso Irish Stew, pudeis leer De como los irlandeses salvaron la civilización, de Thomas Cahill. Una lectura estupenda.

4 comentarios:

Luciana dijo...

Anoto la lectura.
Por acá se festeja, pero sólo como excusa para tomar cerveza durante un día.

El Caballero dijo...

Buen día querida, como verás nunca estoy del todo ocupado y siempre puedo hacerme un tiempito para ti... pero debo ser breve, miss Godua anda impaciente por ver a su enamorado y yo debo hacer de chaperón. Au revoir.

Por cierto, no sabía que ese día se celebrara en mi país. Soy tan ignorante...

Miss Brodie dijo...

Totalmente de acuerdo, la lectura es super amena e interesante, yo también soy fan del libro y, por supuesto, de San Patricio, uno de mis santos favoritos junto con San Brandán o Borondón. La felicito por su magnífica entrada y espero que se anime a regalarnos con otro calendario, listado o lo que se tercie. Feliz día y que corran las pintas!!!

Cristina dijo...

Hay vidas de santos que son mejores que cualquier cómic de superhéroes. Muy curioso.