Translate

viernes, 14 de enero de 2011

Edwin Drood



A su muerte, Charles Dickens dejó inacabada El misterio de Edwin Drood, la que hubiese sido su última novela. De las doce entregas previstas, sólo vieron la luz la mitad que, en Septiembre de 1870 llegaba hasta el capítulo 23.
A pesar del título, el protagonista de la novela es el tío de Drood, John Jasper, opiómano y director del coro de la catedral, quien está enamorado de la prometida de su sobrino, Miss Dudd, que también ha llamado la atención de Neville Landless (¡ay, esos nombres de Dickens!), recién llegado de Ceilán con su hermana gemela, Helena, y pronto descubierto como adversario de Drood.
Pero un buen día, Drood desaparece...
Y ahí se quedó una  historia que nunca pude conseguir en castellano...hasta ayer.
Visitando "Els encants de Gràcia" ( C/ Asturias) encontré el volumen II de las Obras Completas de Dickens que editó Aguilar en 2004 y contenía una traducción la mar de graciosa de Edwin Drood, a cargo de José Menéndez Sierra.No sé en que año se realizó por primera vez, pero el caso es que aún podemos conocer a John Jasper como Juan Jasper (para Edwin  y neville no debieron encontrar equivalentes ) a Helena por Elena (ya me diréis...), etc. Al menos, con los apellidos no se atrevieron.
En fin, que Dickens siempre se las apaña para salirme al paso.



9 comentarios:

Luciana dijo...

Tengo algunos de volúmenes de la colección Dickens de Aguilar.
A mi ciudad no llegaron todos, pero cada que vez que veo alguno en un kiosco (y tan baratos!), no resisto fijarme si ya lo tengo.
Saludos.

dina dijo...

Menudos descubrimientos que estoy haciendo gracias a tu blog!!
Un saludo

Samedimanche dijo...

Luciana, a veces los quioscos nos dan unas alegrías estupendas.
Dina, me extrañas que descubras algo aquí si ya conocías el blog de Cristina...;D

Elena Rius dijo...

¡Yo he leído también esa versión completa de Edwin Drood! Se titulaba "El misterio de Edwin Drood", pero no puedo recordar excatmente dónde estaba publicada, seguramente una edición argentina o algo así. Y era un volumen suelto, eso seguro.

littleEmily dijo...

Tengo un problema con Edwin Drood: está sin acabar :P vale, sí, ya lo sabías pero empezar un libro sabiendo que no vas a poder leer el final tal y como Dickens lo tenía pensado... ¿lo leo de todos modos?

Un besazo

dina dijo...

Sin duda Cristina me tiene de lo más animada las lecturas, no paro con las Brönte y los descubrimientos varios, pero tu hablas de otras cosillas, o bueno a mi me lo parece...es lo q tiene no tener ni pajolera de este tipo de literatura, q todo me parece la pera!!!
Un saludo

Cristina dijo...

¡Qué bueno tu hallazgo y qué buen ojo sigues teniendo para dar con los libros!

Ya sabes que Dickens no es lo mío, pero espero que lo disfrutes.

Cristina dijo...

¡Qué bueno tu hallazgo y qué buen ojo sigues teniendo para dar con los libros!

Ya sabes que Dickens no es lo mío, pero espero que lo disfrutes.

Samedimanche dijo...

Little Emily: teniendo obras acabadas de Dickens por leer, no sé si vale la pena, mujer.
Dina, gracias, pero es que todo es la pera.Mucho libro y poco tiempo...
Cristina: lo mío con Dickens es karma.