Translate

martes, 23 de agosto de 2011

Tiendas y paseos. París II


Ya sé que calor tenemos todos. Pero es que a mi - no sé a vosotros- me atonta y me incapacita hasta para teclear. 
Hoy he dicho basta, he puesto el aire acondicionado, he cerrado ventanas y he abierto el ordenador para continuar esta (leeeeeennnnta visita por París. Oscar,  veo que ya has vuelto y que te ha cundido la escapada...¡y viva Canadá!).







Estas son fotos de la sin par Maison Deyrolle
Nunca le estaré lo suficientemente agradecida a Toronto por haberme descubierto semejante rincón. Deyrolle  se dedica a las ciencias naturales y la taxidermia de lujo. Su preciosa sede es un maravilloso gabinete de curiosidades que hará las delicias de cualquier curiosos...incluso de aquellos que, como yo misma, somos poco de insectos. Me quedaría a vivir.
Aunque saldría a pasear a menudo... así podría encontrarme, frente al Louvre a la doncella de Orleans enfrentándose a una maxi noria como si de molinos se tratase. Qué imagen tan curiosa.







Callejeando por el Marais encontramos L'Ecritoire, un rinconcito para amantes de los objetos de escritorio más allá de la alfombrilla de ratón, como supongo fueron tantos y tantos escritores que pasaron, pasan y pasarán por Shakespeare &  Co.






Nos cuenta Oscar que no hizo fotos porque había un cartel prohibiéndolo. Juro solemnemente que no lo vi... supongo que lo tapaban los libros. El caso es que hice cientos de fotos ( os ahorro el visionado ) y nadie me dijo nada... para que luego digan que los parisinos son bordes.
El ambiente de la librería era un poco el de Port Aventura... mi visita anterior fue en un mes de octubre y disfruté de ella con toda la calma, pero en pleno mes de agosto hay demasiada gente para mi gusto, acentuando el ambiente de "decorado" que tiene según qué rincón... hasta los "lectores bohemios" que se tiran desganadamente en sus sillones parecen contratados por el Ayuntamiento... pero, aún con todo y con eso, sigue siendo uno de mis rincones preferidos de la capital del Sena y, probablemente, el más odiado por mi Santo. Suerte que fuera hay sillas...








Y, para terminar por hoy, os dejo el estupendo panorama que gozábamos del Jardin des Plantes ( que visitamos al cabo de unos días) desde la ventana del hotel... creo que es la primera vez que no nos colocan con vistas a un patio de luz.





6 comentarios:

dina dijo...

Le tengo unas ganas a Paris, q no sabes la envidia q me das...

Toronto dijo...

De nada, me alegro que les gustara Deyrolles! Espero que lo de quedarse a vivir allí no sea disecada!
Y tenga usted cuidado con las fotos señora! Un día le van a romper la cámara a lo madre de folclórica.
En los hoteles a mi también me dan casi siempre vistas a patio interior o al lado del ascensor. Los que viajamos solos tenemos un lista larga de desventajas que nunca entenderé y siempre nos toca pagar más siendo sólo uno!

Oscar dijo...

Si, la verdad es que estuve a punto de hacer caso omiso del cartel (que estaba pegado en la puerta y que yo, en mi despiste no había visto, pero a mi esposa no se le escapó). Si ella no lo hubiese visto (se ve en la foto de la puerta, a la derecha), me habría hinchado. Me alegro de que tu lo hicieras, si necesito alguna, ya se donde acudir.. :)

Me pasó un poco lo que a ti, la gente que había allí era un poco de decorado. Las sillas de fuera estaban pobladas por turistas con pantalones cortos, cámaras de fotos y evidentemente pocas ganas de entrar a compara libros. Dentro no estaba tan superpoblada cuando fui, pero si que había más gente de la cuenta para mi gusto. Por cierto, la bolsa de papel que dan con los libros también es muy bonita, ¿verdad? (también las suelo guardar, en las librerías a las que voy).

Que chulo, L´Ecritoire y La Maison Deyrolle, no lo conocía. Con las niñas hemos tenido menos tiempo de tiendas, que ya nos habría gustado también.
El jardin des Plantes fue un descubrimiento casual para mi hace unos años y también me encanta..

Se ve que lo llevabas preparado.

Bon soir, mes amis....

Samedimanche dijo...

Dina, te escapas cualquier día, que se disfruta en cualquier época del año.
Toronto: es cierto que cualquier día de estos me sacan los colores por paparazza pero es que hay lugares que me pueden, se me va el dedito solo...y lo mejor es lo mal que lo pasa mi Santo haciéndome la pared para que no me pillen: Deyrolle, Shakespeare&Co, la casa de Monet...soy una delincuente.
Así que, Oscar,si necesitas fotos sólo has de pedirlas ,D. Y si, íbamos preparados ( bueno, yo, que mi Santo va a dónde lo lleven )... me encanta preparar los viajes.

Mar dijo...

Me encanta estas tiendas fuera del recorrido habitual (y más turístico). Me las apunto.

¡Saludos!

Samedimanche dijo...

Mar, son las mejores tiendas. La Rue de Rivoli tiene lo mismo, lo mismo que la calle Pelayo... para eso no salgo de casa.